Un estudio reciente reveló que las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH) están teniendo efectos positivos al reducir la tasa de infección del virus, así como las lesiones precancerosas y verrugas genitales en niñas y mujeres.

El equipo de investigadores estuvo liderado por Mélanie Drolet y Marc Brisson, ambos de la Universidad Laval en Canadá, quien realizaron una revisión exhaustiva de 65 investigaciones previas realizadas en 14 países de altos ingresos en los que se incluyó una muestra de 60 millones de personas durante ocho años.

23 de los artículos correspondían específicamente a la infección por VPH, 29 a verrugas anogenitales y 12 para lesiones precancerosas.

Partiendo de ello, Drolet asegura que:

“Nuestros resultados proporcionan evidencia sólida de que la vacunación contra el VPH funciona para prevenir el cáncer cervical en entornos del mundo real”.

Los resultados revelan que entre cinco y ocho años en un programa de vacunación, se observó una disminución en la prevalencia de dos cepas del virus, 16 y 18, para los que la vacuna brinda protección. En adolescentes, se redujo en un 83 por ciento, mientras que en mujeres en edades entre 20 y 24 años de edad, un 30 por ciento.

También se observó una reducción de la incidencia de verrugas anogenitales en un 87 por ciento en adolescentes hembras entre 15 y 10 años, y en un 54 por ciento en mujeres entre 20 y 24 años.

La vacunación contra el VPH ha demostrado ser efectiva pues en ocho años se observó una reducción de la infección de 83 por ciento en las adolescentes, y un 30 por ciento en mujeres entre 0 y 24 años.

La CIN representa la reproducción de células cervicales anormales en el cuello uterino de la mujer, ocasionando lesiones premalignas, a través de las cuales se puede diagnosticar el cáncer cervical. Estas se clasifican en CIN1, CIN2 o CIN3, siendo estas dos últimas las más propensas a desarrollarlo si no reciben el tratamiento necesario.

La investigación también abarcó las lesiones precancerosas en adolescentes y mujeres, observando que los diagnósticos de CIN2 y CIN3 se redujeron en un 51 por ciento entre las adolescentes de 15 a 19 años de edad entre los cinco y los nueve años en programas de vacunación.

Inmunidad del grupo

 

No está de más comentar que aparición del virus se redujo en un 37 por ciento en las mujeres de entre 25 y 29 años, aun cuando la mayoría de ellas no había sido vacunada. Asimismo, hubo un menor porcentaje de diagnósticos de verrugas anogenitales en niños y hombres no vacunados, en un 48% en niños varones 15 a 19, y 32 por ciento en hombres de 20 a 24 años.

Médicos recomiendan cirugía como tratamiento para el síndrome de hombre árbol

Brisson atribuye esto al fenómeno conocido como “inmunidad del grupo”, que ocurre cuando al vacunar a una parte de la población, también se proporciona protección de manera indirecta a los individuos no vacunados. Podríamos decir que en vista de que más personas están protegidas contra el virus, es menos probable que se propague.

Variación entre países

La investigación también revela que hay diferencias notables entre los programas de vacunación de los diferentes países estudiados.

Párrafos atrás mencionamos que se redujo la prevalencia de dos cepas del virus, pero algunos países usan vacunas que ofrecen protección contra más cepas. De hecho, aquellos que ofrecieron una protección más amplia y a más personas, presentaron cambios más rápidos y de mayor peso que aquellos en que el alcance fue más reducido.

A su vez, para algunos países la prioridad es la población más joven, por lo que sus jornadas de vacunación contra el VPH están dirigidas únicamente a adolescentes, mientras que otros también las ofrecen a niños, y mujeres y hombres jóvenes.

Conviene mencionar también que cerca del 80 por ciento de los países de altos ingresos evaluados cuentan con programas de vacunación. Por su parte, aquellos de ingresos medios o bajos, solo el 20 por ciento.

“Los programas con vacunación de múltiples cohortes y alta cobertura de vacunación tuvieron un mayor impacto directo y efectos de rebaño”.

Alrededor de 115 países están desarrollando programas de vacunación contra el VPH. Brisson asoma la posibilidad de reducir en mayor grado el desarrollo de cáncer por VPH a nivel mundial si en los de menores ingresos se empezara a vacunar a las niñas para protegerlas del virus.

Referencias:

Population-level impact and herd effects following the introduction of human papillomavirus vaccination programmes: updated systematic review and meta-analysis. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(19)30298-3/fulltext

Más en TekCrispy