El manejo de archivos es una tarea que se hizo sumamente sencillo desde Windows. Se trata únicamente de acceder al explorador de Windows, tomar un archivo y desde ahí es posible: copiar, cortar, mover o ejecutarlo. El movimiento de archivos es un asunto que se hizo cotidiano, sin embargo, se vuelve problemática cuando el tamaño de los ficheros es demasiado grande.

Para solventar estos casos necesitamos ocupar algunas opciones adicionales que agilizarán el movimiento de archivos muy grandes. De esta forma, podrás hacerlo sin contratiempos y manteniendo la integridad de la información. En ese sentido, te comentamos 4 maneras de agilizar el movimiento de archivos en Windows.

Robocopy

Robocopy es una característica muy poco comentada de Windows, puesto que se maneja a través de la línea de comandos. Su función es potenciar la copia de archivos en grandes cantidades o muy pesados. En ese sentido, si tienes un volumen de archivos muy alto para mover, puedes ocupar esta funcionalidad del sistema operativo.

Para iniciarla, abre un símbolo de sistema, teclea Robocopy y presiona Enter. Esto desplegará las instrucciones para su uso.

Resulta especialmente útil para transferir archivos en red.

Teracopy

Si no te llevas muy bien con la línea de comandos, no hay problema, existen soluciones con interfaz gráfica muy fáciles de usar. Teracopy es uno de ellos, se trata de un software muy liviano capaz de mover altos volúmenes de archivos máxima velocidad. La aplicación resulta excelente puesto que, es capaz de omitir errores en el camino, completando el proceso rápidamente.

Teracopy es gratuito y tiene la capacidad de acoplarse al menú contextual para un uso más sencillo.

Bájala en este enlace.

Comprime tus archivos

Si vas a mover archivos de gran tamaño, comprimirlos resulta un movimiento súper adecuado. Esto hará que el fichero pese muchísimo menos y será mucho más sencillo de mover para el sistema operativo e incluso para los recursos de tu sistema.

Actualiza tu hardware

Los SSD llegaron en nuestros días para ofrecer grandes velocidades de lectura y escritura, por lo que mover archivos resulta muy rápido. Si debes lidiar con frecuencia con la transferencia de un alto volumen de archivos y siempre te parece muy lento, cambiar los discos duros por discos sólidos sería un excelente movimiento.