Foto: Wired

Durante los últimos dos años, Google ha trabajado con la Universidad de Chicago (UChicago) para optimizar sus herramientas atención médica basadas en Inteligencia Artificial (IA). Para lograr este objetivo, la institución académica ha compartido datos de pacientes con la compañía de Alphabet, ya que los modelos de aprendizaje automático requieren una cantidad importante de datos para funcionar correctamente.

Ahora, un ex paciente del Centro Médico de la UChicago, llamado Matt Dinerstein, ha presentado una demanda contra la institución, el centro de salud y Google, por presuntamente haber violado el derecho a la privacidad de los pacientes al intercambiar datos médicos con información personal de los mismos.

¿Google se lucra con los registros médicos?

Según el documento judicial, la UChicago violó la legislación federal que preserva la privacidad de los pacientes al compartir sus registros médicos con Google desde 2009 a 2016. Asimismo, Dinerstein afirma que el gigante tecnológico tiene la posibilidad de usar estos datos para crear tecnologías médicas lucrativas.

La demanda argumenta que la institución académica incumplió sus acuerdos de confidencialidad con los pacientes por presuntamente afirmar que protegería sus datos médicos. Asimismo, acusa a la Universidad por violar la legislación vigente del Estado de Illinois, que afirma que las empresas no pueden incurrir en acciones engañosas con los pacientes.

En 2017, cuando Google anunció el acuerdo con la UChicago, la compañía aseguró que utilizaría “registros médicos no identificados” que serían ‘despojados’ de cualquier dato personal de los pacientes. La demanda afirma que Google no cumplió esta promesa, ya que los registros no fueron totalmente anónimos y expusieron la privacidad de los pacientes.

En la demanda, no se adjuntan pruebas de que Google utilizó de manera inadecuada los registros médicos de los pacientes que le proporcionó la institución. En declaraciones a The New York Times, un portavoz de Google aseguro que la compañía respetó todas las regulaciones vigentes para la manipulación de datos de salud, ya que considera que sus investigaciones pueden contribuir a futuro a salvar vidas.