Ocasionalmente se presentan situaciones para las que nunca estamos preparados, como la temida llamada telefónica informando que un ser querido está en coma, y que somos los responsables de tomar decisiones cruciales sobre su vida, si no se despierta.

Estas decisiones se complican aún más por el hecho de que no existe una verdadera prueba para la conciencia, y desafortunadamente, es difícil para los médicos predecir quién se despertará del coma y quién no.

Ondas cerebrales

Pero ahora, un equipo de investigadores afirma que una herramienta que está disponible en casi todos los hospitales del mundo, fue efectiva para detectar signos de “consciencia oculta” en pacientes comatosos. Estos sutiles patrones de actividad cerebral son señales de que la persona está consciente pero físicamente está inhabilitada para manifestarlo.

El algoritmo de aprendizaje automático analizó los datos del EEG para detectar indicios de conciencia oculta en pacientes en coma.

El estudio, realizado por científicos del Centro Médico de la Universidad de Columbia, encontró que un electroencefalograma (EEG), un dispositivo que detecta actividad eléctrica en el cerebro, en combinación con un algoritmo de aprendizaje automático, detectaba indicios de conciencia oculta en uno de cada siete pacientes, solo días después de una lesión cerebral grave.

Después de un año de seguimiento, los investigadores observaron que los pacientes que inicialmente mostraron signos de conciencia oculta tenían más probabilidades de recuperarse del coma.

Para el estudio, los investigadores utilizaron el EEG para analizar las ondas cerebrales de 104 pacientes en coma que habían sufrido una lesión cerebral repentina debido a sangrado cerebral, trauma o falta de oxígeno.

Mientras se monitoreaban las ondas cerebrales de los pacientes, se les pedía que “siguieran abriendo y cerrando sus manos” o que “dejaran de abrir y cerrar sus manos”.

Signos de conciencia

El algoritmo de aprendizaje automático analizó los datos del EEG para determinar si el cerebro registró una diferencia entre estos dos comandos. En otras palabras, si los pacientes mostraban consistentemente diferentes patrones de ondas cerebrales cuando se les daba un comando frente al otro, los investigadores interpretaron eso como un signo de conciencia oculta.

Desafortunadamente, es difícil para los médicos predecir quién se recuperará del estado de coma y quién no.

En general, el 15 por ciento de los pacientes mostraban patrones de actividad cerebral que sugerían una conciencia oculta dentro de los cuatro días posteriores a la lesión. De estos, el 50 por ciento vio mejoras en su condición, en comparación con solo el 26 por ciento de los pacientes cuyas ondas cerebrales no mostraron signos de conciencia.

Un año después, el 44 por ciento de los pacientes con signos iniciales de conciencia oculta pudieron ser funcionales durante al menos 8 horas al día, en comparación con solo el 14 por ciento de los pacientes que no mostraron signos iniciales de conciencia oculta.

Aunque estos resultados iniciales son alentadores, los investigadores señalan que se necesita más trabajo para comprender mejor cómo se puede usar el EEG para predecir la recuperación a través de diferentes causas de lesión cerebral.

Referencia: Detection of Brain Activation in Unresponsive Patients with Acute Brain Injury. New England Journal of Medicine, 2019. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1812757