Muchas mujeres en edades premenopáusicas pueden presentar una condición conocida como trastorno de deseo sexual hipoactivo (HSDD, por sus siglas en inglés), en la que su deseo sexual baja y les causa angustia.

Contrario a muchos otros trastornos, no se ha detectado un origen psicológico o biológico en el HSDD. De hecho, tampoco se le relaciona con problemas de pareja ni como efecto secundario por el uso de algún medicamento.

Lo bueno es que ya se han desarrollado tratamientos para esta condición. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el flibanserin, mejor conocido por su nombre de marca Addyi. Ahora en una publicación reciente aprobó un segundo fármaco cuyo nombre es bremelanotida, bajo la marca Vyleesi.

Bremelanotida, un potenciador de la libido femenina

Molécula de bremelanotida.

La bremelanotida ha sido aprobada específicamente para tratar el trastorno de deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas. Su aplicación es muy sencilla y consiste simplemente en inyectarla debajo de la piel del abdomen o del muslo al menos 45 minutos antes de su actividad sexual.

La Vyleesi se encarga de mejorar el deseo sexual, y no tiene efectos sobre el rendimiento de cada persona.

¿Cómo actúa la bremelanotida?

Según el reporte de la FDA, Vyleesi activa los receptores de melanocortina, que interviene en los procesos de regulación de apetito y otras funciones biológicas. Sin embargo, aún se desconocen los mecanismos por los que mejora el deseo sexual y reduce la angustia característica del trastorno.

Por su parte, Sheryl Kingsberg, la jefa de la División de Medicina del Comportamiento del Hospital Universitario de Cleveland Medical Center, ha estudiado bremelanotida recientemente y sugiere que esta funciona aumentan los niveles de dopamina, una sustancia del cerebro relacionada con el sentimiento de recompensa. De esta forma, las mujeres pueden “procesar la estimulación erótica como gratificante”.

Para evaluar su efectividad y seguridad, se realizaron dos ensayos aleatorios controlados con placebo, de 24 semanas, en 1.247 mujeres premenopáusicas con HSDD generalizada adquirida. La mayoría de las pacientes usó el medicamento entre dos y tres veces por mes y no más de una vez a la semana, como mencionamos anteriormente.

Se observó que el 25 por ciento de las participantes del estudio tuvieron un aumento de 1.2 o más en su puntuación del deseo sexual, lo cual según la referencia indica mayor deseo sexual, en comparación con aproximadamente el 17 por ciento de los que tomó placebo.

Asimismo, el 35 por ciento presentó una disminución de uno o más en su puntuación de angustia en comparación con aproximadamente el 31 por ciento de los pacientes que tomaron el placebo.

Efectos secundarios

Los estudios sobre la bremelanotida arrojan algunos efectos secundarios, entre los cuales son de especial mención las náuseas, presentadas por un 40 por ciento de las mujeres que se la inyectaron. Este parece ser una respuesta típica ante la primera administración del medicamento. Solo el 13 por ciento de las mujeres tuvo que tomar tratamiento para las náuseas.

Contraindicaciones de la bremelanotida

Su administración no se debe repetir en un período de 24 horas como mínimo, y tampoco debe exceder ocho dosis por mes. Tampoco debe inyectarse en personas con presión arterial alta no controlada o en aquellas que padecen enfermedades del corazón.

Hasta ahora las mujeres que la han utilizado, aseguran haber experimentado un cambio positivo en su deseo sexual. Pero en caso de que luego de ocho semanas no se observe mejora alguna en la condición, debe cancelarse su administración.

¿Bremelanotida o flibanserina?

La FDA ha aprobado dos tratamientos para el trastorno de deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas: Bremelanotida y flibanserina.

Habiendo únicamente dos medicamentos aprobados para tratar el HSDD, no está de más hacer una comparación rápida para saber si uno supera al otro en eficacia.

En lo que respecta a su funcionamiento, la flibanserina actúa sobre un receptor cerebral diferente y detiene de manera parcial la producción de la serotonina, un químico cerebral relacionado con la felicidad y la sensación de bienestar. Esto a causa de que se cree que los altos niveles de esta hormona reduce el apetito sexual.

Podemos decir que Addyi actúa reduciendo un poco la sensación de bienestar e induce a compensarla con un aumento del deseo sexual.

Por otro lado, la dosificación. La bremelanotida parece más fácil de administrar, ya que la principal indicación es no administrarla en menos de 24 horas desde la última inyección. En cambio, la flibanserina debe tomarse todos los días a la hora de acostarse.

Y finalmente los efectos secundarios, que en el caso de Addyi son somnolencia y mareos, mientras que usando la bremelanotida el más común es la náusea.

Referencias:

FDA approves new treatment for hypoactive sexual desire disorder in premenopausal women. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/fda-approves-new-treatment-hypoactive-sexual-desire-disorder-premenopausal-women