De acuerdo a los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Medicina Johns Hopkins, algunos casos de esquizofrenia pueden estar asociados con una acumulación anormal de proteínas en el cerebro, similar a la observada en casos de Alzheimer y otros trastornos neurodegenerativos.

Los investigadores esperan que el descubrimiento conduzca a mejores estrategias de diagnóstico que permitan la identificación tipos específicos de esquizofrenia.

Acumulación anormal

En los últimos años, nuestra comprensión de la esquizofrenia se ha ampliado constantemente. Desde el descubrimiento de vínculos intrigantes con las bacterias intestinales y el sistema inmunológico, hasta los cimientos del desarrollo de la enfermedad en el útero, los científicos están descubriendo cada vez más que, desde el punto de vista fisiológico, la esquizofrenia es una condición más compleja de lo que se pensaba.

Las muestras examinadas mostraron altos niveles de ubiquitina, un marcador de agregados de proteínas en trastornos neurodegenerativos.

Una de las implicaciones más interesantes de estas investigaciones es la sugerencia de que la esquizofrenia puede consistir en una variedad de subtipos diferentes. Sin embargo, el gran desafío a superar es desarrollar formas de clasificar esos subtipos diferentes mediante la identificación de biomarcadores patológicos, en lugar de simplemente observar los síntomas clínicos.

En este sentido, el equipo de investigación se propuso examinar si los cerebros esquizofrénicos acumulan volúmenes de proteínas anormales de una manera similar a la que se presenta en los casos de enfermedad neurodegenerativa.

Para hacer esto, los investigadores examinaron muestras post mortem de cerebros de 42 sujetos con esquizofrenia. Más específicamente, se estudiaron muestras de la corteza prefrontal y del giro temporal superior para detectar trazas de niveles anormales de proteínas mal plegadas.

Los resultados revelaron que la mitad de las muestras de cerebro contenían niveles significativamente más altos de proteínas anormales, en comparación con una serie de muestras tomadas de personas sanas.

Biomarcador característico

Estas muestras de cerebro en particular también mostraron niveles elevados de una proteína llamada ubiquitina, conocida por ser un marcador de agregados de proteínas en trastornos neurodegenerativos.

Los científicos están descubriendo cada vez más que, desde el punto de vista fisiológico, la esquizofrenia es una condición más compleja de lo que se pensaba.

Estas proteínas anormales solo se identificaron en aproximadamente la mitad de las muestras cerebrales esquizofrénicas, lo que sugiere que este biomarcador es una característica de un cierto subtipo de esquizofrenia.

Para aclarar que estas proteínas anormales estaban relacionadas con la enfermedad, y no como resultado de los medicamentos antipsicóticos que con frecuencia se administra a los pacientes, se realizó un estudio posterior en ratas.

Varios animales fueron tratados con fármacos antipsicóticos comunes durante casi cinco meses. Posteriormente, los investigadores examinaron los cerebros de las ratas y no encontraron acumulaciones anormales de proteínas ni aumentos de ubiquitina, lo que sugiere que la propia enfermedad es la fuente principal de la acumulación identificada en los sujetos humanos.

La siguiente etapa en la investigación es examinar los niveles de estas proteínas anormales en diferentes etapas en el desarrollo de sujetos vivos con esquizofrenia.

Para lograr esto, los autores han desarrollado un nuevo método que puede tomar muestras de neuronas de la nariz de un paciente vivo y usarlas para realizar un seguimiento efectivo de los niveles de estas proteínas anormales.

Referencia: Increased Protein Insolubility in Brains From a Subset of Patients With Schizophrenia. The American Journal of Psychiatry, 2019. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2019.18070864