Foto: The Daily Beast

Aunque los riesgos de privacidad de tener un móvil se asocian normalmente a la posibilidad de que terceros accedan a nuestra ubicación, información sobre llamadas y otros metadatos, los hackers pueden desarrollar técnicas mucho más sencillas y a gran escala para acceder a nuestros datos privados.

Un nuevo informe de la firma de seguridad Cybereason reveló que un grupo de hackers, presuntamente vinculados a China, lograron comprometer los sistemas de 10 operadores de telefonía celular a escala global para sustraer metadatos vinculados a personas específicas. A pesar de que no se han confirmado sus identidades, los investigadores creen que los usuarios y los hackers están vinculados a la administración de Xi Jinping.

Ataque patrocinado por el Estado

Según Cybereason, la sofisticación y la amplitud del ataque tienen todas las características de una acción patrocinada por el gobierno, ya que los objetivos de la operación eran militares y civiles disidentes vinculados a China. Llamada Operación Softcell, las compañías víctimas del ataque estaban ubicadas en Oriente Medio, África, Asia y Europa.

Al explicar las acciones de los hackers, llevadas a cabo desde 2017, la firma reveló:

El actor de amenazas intentaba robar todos los datos almacenados en el directorio activo, comprometiendo cada nombre de usuario y contraseña en la organización, junto con otra información de identificación personal, datos de facturación, registros detallados de llamadas, credenciales, servidores de correo electrónico, ubicación geográfica de los usuarios y más.

Los investigadores describieron el ataque como un “juego del gato y el ratón” entre los hackers y los especialistas en seguridad. En este sentido, el hacker detuvo el ataque cuando se detectó que los servidores habían sido comprometidos, sin embargo, reanudó sus actividades una vez que determinó que los investigadores detuvieron las pesquisas.

Telegram acusa a China de ataque DDoS durante protestas en Hong Kong

Aunque los expertos no encontraron evidencia de que algún proveedor de telefonía estadounidense se haya visto afectado por estos ataques, este descubrimiento probablemente aumentará las tensiones entre EE.UU. y China, sobre todo porque la firma de investigación involucrada podría tener tendencias favorables a la administración Trump, teniendo en cuenta que es de origen israelí-estadounidense.

Más en TekCrispy