Foto: Bloomberg

Un nuevo informe de Quartz ha revelado un programa de dirigido por los empleados de Google en el que no se recopilan datos de los participantes. El proyecto, llamado Blue Dot, está enfocado en la salud mental, y según el informe, su enfoque es similar a la asesoría entre pares, aunque la compañía no quiere sugerir que será un reemplazo de la terapia profesional.

En vez de entrenar a los trabajadores u ofrecer sus opiniones, quienes dirigen Blue Dot llevan a cabo la escucha activa, prometiéndoles a los empleados comprender sus problemas e inquietudes de la forma más amable posible.

Empleados escuchando a empleados

Aunque Blue Dot se inició bajo la dirección de los empleados, su crecimiento motivó al departamento de beneficios de Google a crear una mejor estructura del proyecto para garantizar que los “oyentes” recibieran capacitación. Esto ocurrió hace 3 años, por lo que ahora, 400 trabajadores de la compañía son oyentes activos del programa, y fueron entrenados con un curso de video con opción a un entrenamiento adicional.

Quienes trabajan como oyentes en Blue Dot se identifican con una insignia de punto azul ubicada en su carnet laboral o en el portátil de trabajo. De esta forma, están disponibles para los empleados que necesiten ser escuchados en cualquier momento de la jornada.

Openoox, la mejor manera de gestionar tus marcadores online

Un portavoz de la compañía dijo a Quartz que Blue Dot fue seleccionado como un proyecto donde la recopilación de datos no tiene lugar, por lo que Google no tiene datos sobre quién utiliza la iniciativa, dónde o cuándo se realizan las escuchas activas, etc.

El objetivo del programa es permitir que las personas se sientan escuchadas sin prometerles absolutamente nada con respecto a la solución de sus problemas. De esta manera se renuncia al egocentrismo de algunas personas y la posibilidad de conectarse con las emociones de los afectados, para centrarse simplemente en escuchar.

Asimismo, quien escucha hace las veces de consejero, y tiene la posibilidad de notificar a recursos humanos si determina casos de discriminación, cuándo llamar al departamento de seguridad, e incluso saber si alguien está dispuesto a hablar con un médico.

Quienes dirigen Blue Dot esperan que el crecimiento del programa continúe de la mano con su sofisticación, por lo que podrían ofrecerse entrenamientos avanzados para escalar los beneficios a nuevas instancias.

Más en TekCrispy