A pesar de que la Segunda Guerra Mundial terminó hace ya mucho tiempo, parece que aún quedan rastros de las maniobras militares empleadas en la época en algunos países. Algunas bombas muy bien escondidas siguen detonando aún en nuestros tiempos.

Una prueba de ello se encuentra en un campo cerca de la ciudad de Limburg, Alemania, en el que una bomba explotó de manera repentina durante horas de la madrugada del domingo 23 de junio y dejó un enorme cráter.

Según el reporte de diferentes medios, los residentes de zonas cercanas escucharon la explosión durante la noche, y sintieron un temblor. Al día siguiente, se acercaron al campo y encontraron el cráter con unos 10 metros de ancho y 4 metros de profundidad.

¿Fue una bomba de la Segunda Guerra Mundial?

Los expertos en eliminación de bombas acudieron al lugar a inspeccionar el cráter, y un día después afirmaron que se trataba de una bomba de 550 libras.

De manera similar, Johannes Laubach, el portavoz de la ciudad, recordó que la zona fue objeto de bombas al final de la Segunda Guerra Mundial al sitio web de noticias alemán Hessenschau:

“Con el antiguo depósito de ferrocarriles, fuimos un verdadero objetivo de bombas al final de la Segunda Guerra Mundial. Podemos alegrarnos de que el agricultor no estuviera en el campo”.

Sin embargo, no se ha mencionada sobre haber sido accionada por nadie. De hecho, el reporte de CNN señala que las bombas escondidas pueden explotar sin que ninguna fuerza externa haya ejercido acción algunas sobre ellas. Esto a causa de que los detonadores se descomponen con el tiempo, y suena bastante lógico considerando que la Segunda Guerra Mundial culminó hace 75 años.

Este cubo de uranio revela cuán cerca estuvo la Alemania nazi de tener un programa nuclear

Los explosivos remanentes de la Segunda Guerra Mundial son un problema en Europa

Berlin police bomb squad posing behind the explosive.
Escuadrón de bombas de la Policía de Berlín posando con la bomba desactivada en 2018. Fuente: CNN

Ahora bien, este comprende uno de los problemas más importantes a abordar en muchas partes de Europa. De hecho, solo en Alemania se encuentran alrededor de 2,000 toneladas de ordenanzas sin explotar remanentes de la Segunda Guerra Mundial.

Hay balas, proyectiles, granadas y minas, así como grandes bombas, y aunque en este caso no se han registrado heridos, aún hay personas que resultan asesinadas por explosiones ocasionales. Un ejemplo de ello fue un constructor de Euskirchen, que murió en 2014 al golpear una bomba con su pala.

Para prevenir ello, existen grupos especializados en explosivos que se dedican a encontrarlos y desactivarlos antes de que ocurran eventos lamentables. De hecho, en el 2018 el escuadrón de bombas de la Policía de Berlín logró desactivar una bomba de 1,100 libras.

Para ello, interrumpieron las rutas locales de autobús y tren, cerraron las carreteras  y evacuaron recintos cercanos como el Ministerio de Economía y del Servicio Federal de Inteligencia y el Museo de Historia Natural.

Referencias:

Mysterious explosion in a German cornfield was probably a WWII bomb. https://edition.cnn.com/2019/06/24/europe/wwii-bomb-cornfield-trnd/index.html

Selbstzündende Weltkriegsbombe reißt Krater in Getreidefeld. https://www.hessenschau.de/panorama/selbstzuendende-weltkriegsbombe-reisst-krater-in-getreidefeld,explosion-limburg-104.html

World War II bomb successfully defused after evacuation in central Berlin. https://edition.cnn.com/2018/04/19/europe/berlin-world-war-ii-bomb-intl/index.html

Más en TekCrispy