Bien sabemos que para obtener un sueño, es necesario que contemos con un ambiente con condiciones adecuadas para ello. Por ejemplo, cuando dormimos en un sitio donde la temperatura es muy alta (hace calor) o muy baja (hace frío), nuestro sueño puede verse perturbado.

Hasta ahora, había sido un misterio la razón por la que el sueño REM se detiene cuando la temperatura ambiental aumenta o desciende. Sin embargo, un estudio reciente realizado con ratones genéticamente modificados podría haber revelado la razón de ello.

¿Qué ocurre en cada fase del sueño?

Cuando descansamos, atravesamos dos etapas de sueño muy diferentes. Al quedarnos dormidos, estamos en la fase de movimiento ocular no rápido, en la que nuestra respiración es lenta y regular, y tal como indica su nombre, movemos muy poco nuestros ojos y extremidades.

Aproximadamente 90 minutos después de quedarnos dormidos, entramos en la fase de movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés), durante la cual nuestras extremidades se contraen, nuestra respiración se vuele rápida e irregular, y como indica su nombre, nuestros ojos se mueven rápidamente.

Durante el sueño REM, nuestro cerebro presenta una alta actividad, pero paradójicamente, también nos paralizamos y no podemos mantener nuestra temperatura corporal constante.

El sueño REM podría ser una estrategia conductual

Para los seres vivos, y en especial para los seres humanos, mantener la temperatura corporal es una de las tareas más primordiales para nuestra supervivencia. Es por ello que sudamos, jadeamos o experimentamos escalofríos.

Para Markus Schmidt, del Departamento de Investigación Biomédica de la Universidad de Berna, esta pérdida de la capacidad de termorregulación durante el sueño REM es sumamente peculiar ya que nuestro cuerpo cuenta con mecanismos que controlar la temperatura, ya sea que estemos en el sueño no REM o que estemos despiertos.

El profesor plantea el sueño REM como una estrategia conductual que desvía los recursos energéticos hacia el cerebro para mejorar muchas de sus funciones. Esto quiere decir que los mamíferos han desarrollado mecanismos para aumentar el sueño REM cuando mantener la temperatura corporal no es una tarea tan costosa, esto es, por ejemplo, cuando la temperatura ambiental es la adecuada.

Mi hipótesis predice que deberíamos tener mecanismos neuronales para modular dinámicamente la expresión del sueño REM en función de la temperatura de nuestra habitación“, dice Schmidt.

El sueño tiene una importante influencia en los esfuerzos empresariales

Neuronas de la hormona concentradora de melanina

Al activar por medio de optogenética las neuronas de la hormona concentradora de melanina en ratones durmiendo, el sueño REM aumentaba. Al desactivarlas, no había reacción alguna.

Dentro del hipotálamo, se encontró una pequeña porción de neuronas llamadas neuronas de la hormona concentradora de melanina (MCH), las cuales juegan un papel crucial en el desempeño del sueño REM respecto a la temperatura ambiente.

Al estudiar ratones, se observó que cuando la temperatura de la habitación está en el extremo caliente de su zona de confort, aumenta el sueño REM.

Los investigadores aplicaron técnicas de optogenética para activar o desactivar específicamente las neuronas MCH utilizando un tiempo de luz láser que se bloqueaba en los períodos de calentamiento de la temperatura. De modo que,  cuando se trataba de ratones modificados, que carecían del receptor para MCH, estos no podían aumentar el sueño REM cuando el ambiente estaba caliente.

Tal como señala Schmidt, estas neuronas permiten ajustar la cantidad y el tiempo de sueño REM a nuestro entorno cuando no hay necesidad de invertir en energía en la regulación de nuestra temperatura:

“Nuestro descubrimiento de estas neuronas tiene implicaciones importantes para el control del sueño REM. Muestra que la cantidad y el tiempo de sueño REM se ajustan a nuestro entorno inmediato cuando no necesitamos termorregular. También confirma cómo el sueño onírico y la pérdida de termorregulación están estrechamente integrados”.

La actividad cerebral de los mamíferos consume grandes cantidades de energía, y como mencionamos anteriormente, la termorregulación también. Ante estas grandes exigencias simultáneas, es razonable esperar que en algún momento debamos decidir por una o por otra.

“Estos nuevos datos sugieren que la función del sueño REM es activar funciones cerebrales importantes específicamente en momentos en que no necesitamos gastar energía en la termorregulación, optimizando así el uso de los recursos energéticos”.

De modo que si dormimos en un ambiente con una temperatura agradable para nuestro cuerpo, este enfocará más energía en el sueño lo que nos permitirá descansar mejor.

Referencias:

“Goldilocks” neurons promote REM sleep. https://www.unibe.ch/news/media_news/media_relations_e/media_releases/2019/medienmitteilungen_2019/goldilocks_neurons_promote_rem_sleep/index_eng.html

Dynamic REM Sleep Modulation by Ambient Temperature and the Critical Role of the Melanin-Concentrating Hormone System. https://www.cell.com/current-biology/pdfExtended/S0960-9822(19)30542-1

Más en TekCrispy