Durante mucho tiempo y de forma constante, los atletas han buscado formas de mejorar su rendimiento. Ahora, los resultados de una investigación sugieren que una población de bacterias intestinales podría ofrecer una mano amiga.

Al estudiar las muestras de heces de hombres y mujeres que corrieron en el Maratón de Boston, así como de un grupo de ultramaratonistas y remeros, un equipo de investigadores descubrió que a medida que estos atletas alcanzan su cenit, albergan grandes floraciones intestinales de una bacteria que parece convertir algo del lactato producido por sus músculos en un compuesto beneficioso.

¿Estreñido?, una taza de café puede ayudarte

Recopilando muestras

Para realizar la investigación, un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, recolectó muestras fecales de personas del área de Boston que corrieron la maratón en 2015, así como de personas que eran más sedentarias. Las muestras fueron recopiladas desde una semana antes de la carrera hasta una semana después de la carrera.

Los investigadores descubrieron que la bacteria Veillonella (en la imagen) mejora el rendimiento físico.

Los investigadores secuenciaron el ADN de las muestras de heces y encontraron que la diferencia más notable entre corredores y adictos a la televisión, y entre la microflora antes y después de la carrera, eran cuántas bacterias del género Veillonella estaban presentes en las muestras. Lo que es más, las bacterias parecían florecer, creciendo significativamente después de la carrera.

Al analizar el genoma de estos microbios, los científicos encontraron algo inusual: estas bacterias no se alimentan de los azúcares, sino del ácido láctico, uno de los productos de la descomposición de la glucosa en los músculos humanos con falta de oxígeno.

Posponer el agotamiento

Los investigadores analizaron cómo estos microbios “digieren” el ácido láctico y cómo reaccionan a la aparición de grandes cantidades de esta sustancia. Estas observaciones revelaron que las bacterias Veillonella producen ácido propiónico, uno de los principales productos de la descomposición de la glucosa, el cual puede ser usado por las células para obtener energía.

Los autores están desarrollando una nueva clase de prebióticos que ayudaría a mantener una gran población de estos microbios en los intestinos y con ello mejorar el rendimiento.

Este descubrimiento hizo que los biólogos pensaran en si el cuerpo puede usar esta sustancia para posponer el momento del inicio del agotamiento. Para probar esta teoría, introdujeron grandes cantidades de ácido propiónico en el cuerpo de ratones de laboratorio.

¿Qué papel jugaron las drogas en la Segunda Guerra Mundial?

Tales roedores, como lo muestran las mediciones de los científicos, pudieron mantenerse en la cinta de correr por más tiempo que sus contrapartes del grupo de control. Esto confirmó que las bacterias del género Veillonella pueden aumentar la resistencia de los atletas de élite y ayudarles a exigirse más que otras personas.

Sobre la base de estos hallazgos, los autores están desarrollando una nueva clase de prebióticos que ayudaría a todas las personas a mantener una gran población de estos microbios en sus intestinos, con lo que esperan mejorar su salud al ayudarles a estar menos cansados, lo que haría que los deportes y el ejercicio sean más placenteros.

Referencia: Meta-omics analysis of elite athletes identifies a performance-enhancing microbe that functions via lactate metabolism. Nature Medicine, 2019. http://dx.doi.org/10.1038/s41591-019-0485-4

Más en TekCrispy