Hace casi 200 años, Charles Darwin viajó a las islas Galápagos y comenzó a formular su teoría de la evolución, en gran parte gracias a sus observaciones de cómo los picos de los pinzones variaban su forma de una isla a otra. Ahora, los famosos picos de los pinzones podrían estar en problemas, gracias a un pequeño invasor.

La mosca no nativa Philornis downsi infesta los nidos de los pájaros y pone sus huevos allí. Sus larvas, que se alimentan de la sangre y el tejido de los polluelos, producen heridas supurantes y matan a más de la mitad de los pajaritos.

Canto alterado

Entre los supervivientes, el daño de las larvas en los picos de las aves menoscaba su canto cuando son mayores, y un canto alterado puede tener un efecto importante en la capacidad del pinzón masculino para encontrar una pareja, lo que podría contribuir a la disminución del número de estas aves –ya amenazadas– en el archipiélago.

Las malformaciones en el pico de los machos hacen que sus cantos sean confusos para las hembras.

Las aves hembras tienden a escoger machos con un canto de alta calidad, definida por una duración más larga o una mayor complejidad. Pero las frecuentes malformaciones en el pico de los machos hacen que sus cantos sean confusos para las hembras.

Para profundizar en esta situación, un equipo de científicos de la Universidad de Flinders en Adelaida, Australia, capturó pinzones, midieron sus nares (fosas nasales de las aves) los etiquetaron y se liberaron nuevamente en la naturaleza. Posteriormente, los investigadores grabaron y analizaron el canto de 77 aves.

Los investigadores explican que el pinzón de árbol mediano generalmente hace un sonido de campana más metálico, mientras que la melodía de tono bajo de los pinzones de árbol pequeño suena como “cha cha cha”. Pero en ambas especies, las aves con los picos más deformes cantaron a un tono más bajo que las aves con picos normales.

Menos posibilidad de conseguir pareja

Eso puede explicar por qué los científicos habían observado previamente hembras pinzones de árboles medianos eligiendo machos pinzones pequeños como compañeros, en lugar de machos de su propia especie.

Las aves con los picos más deformes cantaron a un tono más bajo que las aves con picos normales..

El equipo encontró que los pájaros con los cantos más alterados demoraron entre 36 y 73 por ciento más días para atraer a una hembra, y esos fueron los afortunados; en general, aproximadamente la mitad nunca consiguió una pareja.

A veces, eso lleva a las aves a aparearse entre especies, especialmente si están estrechamente relacionadas. El equipo predice que algunas especies tendrán más probabilidades de cruzarse como resultado del daño de sus fosas nasales, haciendo que la población de pinzones sea más pequeña y más homogénea con el tiempo. Esta falta de biodiversidad podría tener impactos drásticos en los ecosistemas de las islas y otras especies.

Los investigadores identificaron por primera vez a Philornis en un nido en 1997, pero creen que llegaron en la década de 1960. El invasor también ha sido identificado en Trinidad y Brasil, lo que lleva a los científicos a creer que los visitantes humanos fueron los responsables de que el insecto invasor llegara a las islas Galápagos.

Referencia: Introduced parasite changes host phenotype, mating signal and hybridization risk: Philornis downsi effects on Darwin’s finch song. Proceedings of the Royal Society B, 2019. https://doi.org/10.1098/rspb.2019.0461