Vivir más tiempo parece ser uno de los mayores anhelos de la humanidad y eso está intrínsecamente unido a una buena salud. En ese sentido, una investigación realizada por científicos de la Universidad de Harvard, analizó cómo los diferentes aspectos de un estilo de vida saludable afectan la esperanza de vida.

La investigación identificó cinco hábitos saludables que pueden extender tu vida en al menos 10 años. Ninguna de estas prácticas va a sorprenderte, ya que probablemente son cosas que aprendiste en la escuela, de tus padres, amigos o de los anuncios publicitarios, pero resulta que esos clichés de salud contienen mucha verdad.

Tener asma no es impedimento para practicar deportes

Poca novedad, mucha realidad

Para la investigación, los científicos analizaron datos de dos grandes estudios longitudinales: el Estudio de Salud de las Enfermeras y el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud, en los cuales se evaluó el estilo de vida de más de 123.000 personas, quienes se sometieron regularmente a exámenes especializados durante tres décadas.

Propiciar una dieta saludable es uno de los factores de mayor incidencia en la esperanza de vida.

El análisis de estos datos permitió identificar cinco factores principales del estilo de vida que contribuyen a la longevidad. Esta lista incluye una dieta saludable, dejar de fumar, al menos media hora de actividad física por día, limitar el consumo de alcohol y mantener un peso saludable.

Los hombres y las mujeres que siguieron este estilo de vida tenían en promedio un riesgo 82 por ciento menor de morir de enfermedades cardiovasculares, y un 65 por ciento menos probabilidades de morir de cáncer, en comparación con aquellos cuyos estilos de vida eran los menos sanos.

Más de una década

Para aquellos que no adoptaron ninguno de estos hábitos, se estimó que a los 50 años, una mujer viviría aproximadamente 29 años más y un hombre viviría aproximadamente 26 años más. Pero para aquellos que adoptaron los cinco hábitos, se esperaba que las mujeres vivieran unos 43 años más y para los hombres unos 37 años más. Son 14 y 12 años más, respectivamente.

Los adultos que son físicamente activos son más saludables y tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedades crónicas.

Dado que los hábitos de un estilo de vida saludable son bien conocidos, el misterio es por qué somos tan malos adoptándolos. Al respecto, el investigador Meir Stampfer, coautor del estudio y profesor de epidemiología y nutrición en la Escuela de Salud Pública de Harvard, comentó:

“Creo que la gente necesita dar un paso adelante y asumir cierta responsabilidad personal. Las personas pueden quedar atrapadas en la rutina diaria y pensar que es demasiado tarde para cambiar su estilo de vida, pero lo que encontramos es que cuando las personas asumen hábitos de vida saludables, vemos beneficios notables”.

El ejercicio podría retrasar los efectos fulminantes del Alzheimer

Los investigadores argumentaron que es probable que el público no se sorprenda por los hallazgos del estudio, sino por la medida en que los cinco factores identificados aumentan la esperanza de vida.

La conclusión clave de este estudio es que cuantos más de estos factores de estilo de vida se adhieran las personas, mayor probabilidad tendrán de vivir más tiempo después de alcanzar los 50 años.

Referencia: Impact of Healthy Lifestyle Factors on Life Expectancies in the US Population. Circulation, 2018. http://dx.doi.org/10.1161/circulationaha.117.032047

Más en TekCrispy