Foto: Reuters

La Autoridad de Mercados y Competencia (CMA, por sus siglas en inglés) del Reino Unido, ha emitido una advertencia contra eBay y Facebook para que tomen medidas urgentes a fin de abordar la venta de reseñas falsas en sus plataformas.

Según CMA, ambas compañías están incurriendo en violación de la ley de protección al consumidor del país, al permitir la propagación de revisiones de productos falsas. A través de un comunicado, la autoridad afirmó que existe evidencia “preocupante” del crecimiento de un mercado de reseñas engañosas en línea, sin embargo, la institución reconoció que probablemente Facebook y eBay no permitan intencionalmente las prácticas indebidas.

Reclutando usuarios para revisiones falsas

Entre noviembre del año pasado y principios de este mes, CMA asegura haber identificado más de 100 anuncios de eBay que vendían reseñas falsas de productos. En ese mismo período, la autoridad identificó al menos 26 grupos donde las entidades ofrecían reseñas o incluso donde las compañías reclutaban personal para escribir estas revisiones engañosas para sitios populares.

Para enfatizar su preocupación sobre el tema, la agencia afirmó que la mayoría de los usuarios de Internet británicos basan sus decisiones de compra en las revisiones en línea, obligando a las personas a invertir dinero en productos que no necesariamente cumplirán las expectativas planteadas.

Por su parte, el regulador aseguró que Facebook y eBay se han mostrado dispuestos a colaborar con las autoridades a fin de combatir este problema en sus plataformas. En este sentido, CMA espera que ambas compañías implementen políticas para garantizar que el contenido que se identifique como malicioso se elimine y eviten que vuelva a mostrarse en sus sitios.

Facebook envió una declaración a TechCrunch donde afirmó que las revisiones falsas no hacen parte de las actividades permitidas en su red social. La compañía de Mark Zuckerberg dijo que ya ha eliminado 24 de los 26 grupos que fueron reportados por la CMA el día de ayer, y garantizó que su equipo de moderadores se había incrementado a 30,000 personas a fin de combatir esta práctica.