Una recomendación crucial para antes de introducir una demanda es verificar que la compañía que va a denunciar sea, en efecto, la responsable del hecho punible. Aunque puede que parezca algo obvio, un grupo de 20 mil cristianos firmó una petición para que Netflix cancele la serie ‘Good Omens’, solo que hay un pequeño inconveniente: la serie es producida por Amazon Prime.

‘Good Omens’ es una adaptación de la novela de fantasía escrita por Terry Pratchett y Neil Gaiman en 1990, que es protagonizada por Michael Sheen y David Tennant, quienes interpretan los papeles del ángel Aziraphale y el demonio Crowley, respectivamente. Ambos trabajan en conjunto para prevenir la llegada del anticristo y, en consecuencia, del apocalipsis.

Not today, Satan

Para el grupo de cristianos, ‘Good Omens’ es “un paso más para hacer que el satanismo parezca normal, ligero y aceptable” y que además se burla “de la sabiduría de Dios”. Para entrar un poco en contexto, en la serie, la voz de Dios en la serie es interpretada por la actriz Frances McDormand y, a juzgar por la manera en cómo está escrito en la petición, parece ser un problema para el grupo de 20 mil cristianos. Otras de las quejas resaltan que el anticristo es “un niño normal” y que, además, la serie “aligera la Verdad, Error, el Bien y el Mal, y destruye las barreras del horror que la sociedad aún tiene por el diablo”.

Todo este “ligero” mensaje está dirigido específicamente a Netflix por ser los presuntos productores de ‘Good Omens’, aunque cualquiera que busque el nombre de la serie en Google podrá encontrar que es un producto de Amazon Prime. Es difícil tomarse en serio una denuncia que tenga como principal error –y nada más y nada menos– que la compañía no tiene nada que ver con la serie.

El grupo cristiano del que hablamos se llama Return to Order (o Regreso al orden) y se presentan como “la solución moral a la crisis económica”, se basan en las escrituras de John Horvat II. Llama a los norteamericanos “a poner principios en sus acciones al trabajar hacia lo que llamamos como una sociedad orgánica cristiana”. No es la primera vez que van contra una gran compañía, pues han enviado peticiones a Walmart para que dejara de “vender productos satánicos”, además de protestar contra “la cadena blasfema de helados llamada Sweet Jesus”.

Netflix y Amazon se lo toman como broma

Netflix retuiteó la nota de The Guardian como si asumieran que eran parte del problema, prometiendo “no producirla más”. Mientras que, por el lado del escritor de la novela original y guionista de la serie, Neil Gaiman, respondió a la petición de la siguiente manera:

“Me encanta que le escriban a Netflix para tratar de que cancelen #GoodOmens. Realmente lo dice todo. Esto es hermoso… ¿Me prometen que no les dirán?”.

Más tarde, Amazon se unió a la broma diciendo que se comprometían con cancelar ‘Stranger Things’ si Netflix cancelaba ‘Good Omens’, jugando con el intercambio de series de ambas plataformas:

Aunque el grupo de cristianos fallaron épicamente y no lograron su objetivo de cancelar ‘Good Omens’, sí podemos estar seguros de algo, y es que al menos más de 20 mil personas se interesarán por ver la serie, eso sí, en Amazon Prime.