CNN

El cofundador y ex miembro del equipo de Facebook, Chris Hughes, dijo esta semana en una entrevista a CNBC que, pese a no tener sentimientos negativos contra Mark Zuckerberg, es preocupante cómo su compañía de redes sociales ha crecido tanto, al punto de representar una amenaza para la economía de los países en desarrollo.

Hughes considera que una de las razones que han motivado el crecimiento exponencial del poder de influencia de Facebook es que las autoridades no han establecido regulaciones apropiadas para el mercado. Anteriormente, cofundador de la red social afirmó que era necesario disolver Facebook, debido a las malas prácticas de la compañía en materia de privacidad de datos.

En la entrevista con CNBC, Hughes dijo que el elemento más conflictivo del poder que tiene Facebook es la posibilidad de controlar unilateralmente el discurso en su red social. En este sentido, el ex ejecutivo aseguró que no existe otra compañía actualmente que tenga la capacidad de organizar, hacer seguimiento y censurar las publicaciones de 2 mil millones de usuarios en todo el mundo.

Una criptomoneda controvertida

Tras el anuncio de la criptomoneda de Facebook, Libra, una gran cantidad de críticos y entidades reguladoras han solicitado a Zuckerberg que explique exactamente cómo funcionaría el proyecto, asegurando que tiene la capacidad para atentar con el sistema financiero tradicional. Al respecto, Hughes aseguró que la nueva criptomoneda modificaría totalmente el poder económico de las grandes compañías del mundo.

En un artículo publicado en The Financial Times, Hughes afirmó que Libra es proyecto “brillante” pero “aterrador”, ya que transfiere el poder económico mundial a las compañías privadas. Según el experto, Libra debilitará a los gobiernos al permitir que las personas dejen de utilizar las monedas fiat estables para adoptar una criptomoneda gobernada por una corporación.

En este sentido, Hughes citó el ejemplo de Grecia, donde Libra podría amenazar la capacidad del gobierno de manejar su oferta monetaria, e incluso su capacidad de imponer sanciones económicas. Finalmente, Hughes advirtió que, si los reguladores no actúan pronto para imponer un freno al plan de Libra, será demasiado tarde.