Foto: Reuters

Un nuevo informe de ETNews ha sugerido que Apple y Samsung están llevando a cabo una dura contienda con respecto a la tecnología OLED que el gigante surcoreano suministra a los de Cupertino para las pantallas de sus iPhone. Al parecer, los bajos índices de ventas del iPhone podrían llevar a Apple a incorporar pantallas OLED a sus portátiles y tabletas, un movimiento que le evitaría a la compañía pagar multas y penalizaciones auspiciadas por Samsung.

El rumor se produce luego de una serie de especulaciones que datan de 2016, sobre la posibilidad de que la MacBook cambie sus pantallas LED actuales por la tecnología OLED, utilizada actualmente por el iPhone XS y el XS Max.

Ventas bajas de iPhone

Fuentes familiarizadas con la asociación entre Apple y Samsung para la tecnología OLED, aseguran que la compañía de Cupertino está en una encrucijada, debido a que las expectativas de venta de sus últimos smartphones no se cumplieron. Evidentemente, esto afecta directamente a Samsung, principal proveedor de pantallas OLED para el iPhone.

La planta de fabricación de Samsung de pantallas OLED flexibles para los iPhones, tiene la capacidad de producir más de 100,000 paneles por mes. Sin embargo, el problema es que Apple no previno que no necesitaría tantas pantallas debido a sus bajos índices de venta.

Evidentemente, la demanda del iPhone X con respecto a la de los recientes móviles de Apple, disminuyó considerablemente, por lo que la compañía norteamericana no necesita todos los paneles que Samsung puede producir. Según el informe, esta situación ha llevado a Samsung a operar su fábrica de pantallas OLED a solo el 10 por ciento de su capacidad, por lo que planea demandar a Apple para cubrir las pérdidas.

Para evitar cualquier disputa legal, el fabricante de iPhones llevaría la tecnología OLED a su próxima MacBook Pro. Al parecer, Samsung está renuente al lanzamiento y temeroso de que Apple fracase nuevamente. En todo caso, cualquier acción legal sería viable para los surcoreanos.