Todos estamos familiarizados con la canción del verano: un hit que pega en las listas a nivel mundial por su ritmo “fresco” y “despreocupado”, con letra pegadiza, pero sin mucha profundidad. En el mundo del cine también ocurre este fenómeno, y aunque no tiene un nombre específico, es bastante común que durante el verano tengamos una buena cantidad de películas taquilleras, pero que en realidad son algo mediocres.

Lo que más llama la atención de este fenómeno que se ha acentuado este año es que estas películas son producidas por grandes casas con un presupuesto altísimo como para tener estos resultados. Tal ha sido el caso con films como ‘Godzilla: King of the Monsters’, ‘Men in Black: International’ y ‘Aladdin’. Si observamos, todas comparten un factor común: son remakes de películas originales altamente conocidas ya sea por taquilleras o por su calidad. Es aquí donde nuestras expectativas se ven frustradas, porque realmente no ofrecen nada nuevo más allá del formato o personajes.

Mediocridad sin justificación

‘Men in Black: International’ no cumplió con las expectativas de los televidentes, aun contando con un gran elenco.

Para que Disney haga una versión mediocre de uno de sus clásicos como ‘Aladdin’ es un hecho casi imperdonable, con todo y que trataron de regalarnos a un Genio con el carisma de Will Smith, la película se quedó más en mostrar hermosos efectos y locaciones, pero la historia no logró cautivar a la audiencia y francamente, preferimos quedarnos con la versión original animada de los noventa. Lo mismo ocurre con ‘Men in Black: International’, que, aunque cuenta con un gran elenco –desde sus protagonistas Chris Hemsworth y Tessa Thompson, hasta su reparto con Liam Neeson y Emma Thompson– tampoco nos da una historia divertida y memorable.

Lo que ha ocurrido con muchas de estas películas, tal como comentan en Collider, es que la producción sobrepasa el resultado –un presupuesto estimado de más de 110 millones de dólares frente a puntuaciones que van desde el 23% en Rotten Tomatoes hasta el 5,6 en IMDb–.

Un caso interesante es el de ‘Godzilla: King of the Monsters’, que, con un presupuesto de más de 170 millones de dólares, ya ha superado con creces la recaudación en taquilla –casi 340 millones de dólares al 16 de junio–. Claro que puede deberse a la intensa campaña de promoción que básicamente dejó cero sorpresas a los espectadores, pues desde el año pasado publicaron tráilers y pósters que daban más y más información sobre la película.

Efecto sedante: nos sentimos bien, pero no pensamos al respecto

Precisamente esta nueva apuesta por traer a Godzilla a la gran pantalla es el perfecto ejemplo de las “películas con efecto sedante”, que nos mantienen entretenidos por hora y media por tantos efectos y peleas entre monstruos, pero realmente no hay nada detrás de eso. Lo que ves es lo que obtienes, no hay trasfondo que nos hagan mirar de manera distinta a un monstruo que ha ido a la pantalla desde 1954.

Al remake de Godzilla no le fue tan mal con los críticos y a los espectadores les gustó lo suficiente como para considerarla entretenida y bastante cercana a la premisa original.

Aunque ‘Godzilla: King of the Monsters’ ha tenido una major evaluación de los críticos que las demás películas estrenadas durante este verano –tampoco tanto, IMDb le da una puntuación de 6,6, mientras que Rotten Tomatoes le da 40%–, para los fans del monstruo radiactivo ha sido una buena historia, fiel a los orígenes de la historia, sin embargo, sigue faltando desarrollo de la historia.

¿El cine consiste en robar? Grandes escenas que fueron tomadas de otras películas

Malos finales

Ni qué decir del terrible final que tuvo la saga de X-Men con el estreno de ‘Dark Phoenix’, cuya película tuvo algunos contratiempos como regrabar la escena final pues era muy similar al desenlace de otra entrega de la saga. En este caso, tanto los críticos como los fans se sintieron absolutamente decepcionados con el film, pues no sintieron que le hizo justicia a la historia.

Se trata del primer fracaso de la fusión entre Disney y Fox –que le costó a la casa de Mickey unos 71.3 millones de dólares, dejando completamente desarmado a Comcast, que originalmente había ofrecido 65 millones de dólares–, por lo que es inevitable pensar si así será el futuro de los productos de la fusión o si Disney captó el mensaje y tratará de mejorar sus producciones, aunque, a juzgar por otra exitosa saga que pasó a manos de Disney, Star Wars, parece que estaremos acostumbrados a los resultados mediocres.

Pero no todo es malo

Así como existen canciones del verano que no son necesariamente mediocres –aunque son cometas, pues las vemos una vez cada cierto tiempo–, también hay películas de verano que no son nada mediocres y que han cautivado tanto a la audiencia como a los críticos. Películas como ‘Rocketman’, la biopic de Elton John en la que Taron Egerton se ha lucido como actor y cantante, el final de la saga de Toy Story con ‘Toy Story 4’ que para los críticos es una historia absolutamente cautivadora –y que según Tim Allen nos sacará muchas lágrimas– y también la recién estrenada ‘Yesterday’, con un guión muy interesante que plantea un mundo imposible en el que no existan Los Beatles.

Por supuesto que en esta tanda de películas que prometen marcar la diferencia en un verano mediocre están la live action de ‘El Rey León’, con un increíble elenco en el que figuran James Earl Jones –el auténtico Mufasa–, Beyoncé, Donald Glover, Chiwetel Ejiofor y Seth Rogen, con un soundtrack original que cuenta con Hans Zimmer, el mismísmo Elton John y Beyoncé.

No podemos dejar por fuera a la novena película de Quentin Tarantino, ‘Once Upon a Time in Hollywood’, que promete ser una de sus mejores películas con un impresionante elenco con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio a la cabeza. Se trata de una historia original ambientada en el contexto real de los asesinatos a manos de la Familia Manson, quienes comenzaron con el cruel homicidio de Sharon Tate, la actriz entonces esposa embarazada de Roman Polanski.

Esperemos que la industria del cine busque presentar más historias originales, pues ya estamos llegando a la saturación de los remakes, secuelas y live-actions que no aportan nada diferente a las originales. Resulta imperdonable que se invierta tanto dinero en proyectos que tienen que ver con recontar historias que ya están en nuestra mente, en lugar de apostar por nuevos proyectos que pueden llegar a ser mucho más interesantes y novedosas.

Más en TekCrispy