Los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), revelaron que las nutrias marinas tienen un nivel tan bajo de diversidad genética, que si su población disminuyera, la especie podría estar en peligro de extinción.

Las nutrias marinas viven en las aguas poco profundas del Océano Pacífico Norte. Antes del siglo XVIII, se estimaba una población global entre 150.000 y 300.000; sin embargo, durante el comercio de pieles, las nutrias fueron cazadas indiscriminadamente hasta estar cerca de la extinción, reduciendo el número poblacional a entre 1.000 y 2.000 en todo el mundo.

Este gusano que come rocas podría alterar el curso de los ríos

Historia evolutiva

En 1911, después de darse cuenta de la amenaza a la que estaban sometidos estos animales, Rusia, Japón, Gran Bretaña y los Estados Unidos firmaron el Tratado para la Preservación y Protección de las Nutrias Marinas. En el siglo transcurrido desde entonces, el número de nutrias marinas se recuperó, pero la especie todavía se encuentra en peligro de extinción, y su población actualmente está disminuyendo.

Las nutrias marinas están actualmente amenazadas por la caza y la pesca, la perturbación del hábitat, la contaminación por derrames de petróleo (en la imagen) y el cambio climático.

La diversidad genética es una medida de las diferencias encontradas en los genomas de individuos dentro de la misma población. En las poblaciones que tienen menos variaciones, hay menos genes disponibles que puedan seleccionarse para que las generaciones futuras hereden resistencia a enfermedades o a factores estresantes ambientales.

Para el estudio, los investigadores reconstruyeron la historia evolutiva de la nutria. Esto les permitió analizar los cambios históricos en el tamaño de su población, la extensión pasada de la diversidad genética de la nutria marina y los niveles de variación genética potencialmente dañina.

La investigación se centró en el genoma de Gidget, una nutria marina del acuario de la Bahía de Monterey que murió este año, y el genoma de una nutria gigante sudamericana que sirvió como un punto evolutivo de comparación.

Patrón común en especies en peligro de extinción

Estas dos especies viven en climas extremadamente diferentes. La nutria gigante se encuentra en ambientes cálidos de agua dulce y la nutria de mar se encuentra en las frías aguas costeras del Pacífico Norte.

En el último siglo, el número de nutrias marinas se ha recuperado, pero la especie todavía se encuentra en peligro de extinción, y su población actualmente está disminuyendo.

Los investigadores encontraron evidencia de variación genética potencialmente dañina y de apareamiento entre ancestros estrechamente relacionados en el genoma de la nutria marina. Este patrón se encuentra comúnmente en especies en peligro de extinción con poblaciones pequeñas.

Al respecto, el investigador Robert Wayne, profesor de ecología y biología evolutiva de la UCLA y coautor del estudio, indicó:

“Las nutrias marinas pueden estar en riesgo. Esto es una señal de advertencia, una bandera roja. Debemos asegurarnos de no dejar que su población disminuya nuevamente”.

Este misterioso 'gato-zorro' podría ser una especie recién descubierta

Los investigadores advierten que las nutrias marinas están actualmente amenazadas por la caza y la pesca, la perturbación del hábitat, la contaminación por derrames de petróleo y el cambio climático.

Debido al papel vital que desempeñan en los ecosistemas que habitan, se les reconoce como una especie clave. Sin las nutrias, explican los autores del estudio, los bosques de algas y otros animales que dependen de ellas también estarían en riesgo de desaparecer.

Referencia: Aquatic adaptation and depleted diversity: a deep dive into the genomes of the sea otter and giant otter. Molecular Biology and Evolution, 2019. https://doi.org/10.1093/molbev/msz101

Más en TekCrispy