Pixabay

En el capítulo más reciente de las catástrofes financieras que suelen generar los ataques informáticos, la agencia estadounidense encargada del cobro de deudas se ha declarado en bancarrota luego de sufrir una importante violación de datos.

La American Medical Collection Agency (AMCA, por sus siglas en inglés) sufrió una brecha de seguridad entre el 1 de agosto de 2018 y el 30 de marzo de 2019, lo que provocó el robo de datos de sus clientes corporativos y millones de pacientes.

En un documento judicial presentado ante un tribunal federal de quiebras del Estado de Nueva York, la Retrieval-Master Credit Bureau, que opera en nombre de la agencia, solicitó la aprobación del tribunal para un proceso ordenado y rentable de liquidación.

Millones de usuarios afectados

La brecha de datos fue descubierta en marzo pasado, después de lo cual los clientes corporativos de AMCA pusieron fin a su relación comercial con la agencia. Además, el ataque generó una elevada suma de gastos que superaron la capacidad financiera de la entidad, por lo que no tuvo más opción que declararse en bancarrota.

Criminales utilizan deepfakes de audio para hacerse pasar por CEOs y robar a empresas

Entre los afectados por el hackeo destaca Quest Diagnostics, con 12 millones de pacientes afectados; LabCorp, con 7,7 millones de pacientes afectados, y BioReference Laboratories, con 423,000 pacientes que fueron víctimas de la violación.

AMCA se enteró del problema al recibir una serie de notificaciones de parte de varios puntos de ventas oficiales de la agencia, alertando sobre el uso desproporcionado de tarjetas de crédito que interactuaron previamente en el sitio web de AMCA, y posteriormente fueron asociados con cargos de fraude.

En ese momento, la agencia cerró la plataforma web para evitar que más usuarios se vieran comprometidos, contratando posteriormente a consultores externos para finalmente confirmar que sus servidores habían sido pirateados desde el pasado mes de agosto. Además de la carga financiera del ataque, AMCA también se vio obligada a seguir una serie de pautas legales y rudimentarias que motivaron la solicitud de bancarrota.

Más en TekCrispy