Foto: Reuters

El día de hoy, se llevará a cabo la reunión anual de accionistas de Alphabet, donde los participantes presentarán al menos 13 propuestas que buscan cambios dramáticos en las políticas de la compañía. La más radical de todas, es un proyecto para disolver Google en empresas más pequeñas, antes de que los reguladores estadounidenses emitan una resolución que fuerce la medida.

Según Forbes, es probable que las propuestas no tengan éxito en la reunión, ya que, al igual que otros gigantes tecnológicos, Google cuenta con un sistema administrativo que le otorga el control mayoritario del voto a los ejecutivos. De hecho, fundadores de Alphabet manejan el 51 por ciento de las acciones de la compañía con derecho a voto.

Una de las propuestas que planean introducir los accionistas hoy tiene que ver precisamente con dar un giro a este sistema accionario de votos. En este caso, los trabajadores e inversionistas esperan que cada acción de la compañía otorgue el derecho a un voto individual.

Durante los últimos años, este planteamiento ha contado con el respaldo de hasta el 88 por ciento de los votos “no ejecutivos”, lo que se traduce en un movimiento amplio para arrebatarles a los fundadores de Alphabet el control total de lo que ocurre en la empresa.

Haz seguimiento al tiempo que inviertes en ciertas apps con Desert Island

Otras de las propuestas que se llevará a la mesa de discusión, tiene que ver con la detención inmediata del proyecto Dragonfly, el presunto buscador web favorable a la censura en China. Los inversionistas aseguran que debe realizarse una experticia pública de las consecuencias que tendrá este proyecto para los derechos humanos.

¿Por qué disolver Google?

La principal razón por la que los accionistas esperan una división de la compañía es el presunto éxito que generaría separar las actividades comerciales de productos como Google Ads, Google Search y Gmail. Asimismo, los accionistas consideran que la ruptura de Google será inevitable a futuro, por lo que resultará más positivo llevar a cabo la disolución ahora.

Sin embargo, la principal problemática que han encontrado los accionistas en estas propuestas es que están lejos de aprobarse, lo que se traduce en poseer una acción en Google sobre la que no tienen poder. En todo caso, los legisladores podrían hacer el trabajo que esperan los accionistas, pero esta medida afectaría a todo el ecosistema administrativo de los de Mountain View.

Más en TekCrispy