Si bien es cierto que hay algunas personas que pueden estar un poco más predispuestas a pensar creativamente que otras, el pensamiento creativo puede estimularse. La ciencia ofrece herramientas que pueden mejorar la capacidad creativa ejercitándola de forma análoga a un músculo.

Si no tienes una herramienta de estimulación cerebral y buscas “pensar fuera de la caja”, buenas noticias: tenemos consejos respaldados por investigaciones para aumentar tu creatividad.

¿Está la Big Data acabando con la creatividad en Hollywood?

1.- Fomenta una mejor conversación contigo mismo

En un  estudio sobre anagramas, los participantes que se hicieron preguntas (“¿lo haré bien?”) mostraron un desempeño significativamente mejor que los que declararon que tendrían éxito (“lo haré bien”).

Una posible razón por la cual esta estrategia es efectiva es porque al hacerse preguntas, el cerebro comienza automáticamente a buscar respuestas y actúa como un llamado a la acción.

Investigaciones muestran que la exposición a la naturaleza, incluso en forma de una planta en maceta, puede incrementar el pensamiento creativo.

2.- Mantén un diario de tus sueños

La investigación sobre la creatividad ha evidenciado que las personas que llevan un diario de sueños incrementaban su volumen de ideas, el grado de detalles adicionales y creaban títulos más abstractos para sus dibujos. Tomar nota de los sueños evoca expresividad emocional, narraciones de imágenes, humor y la presencia de la fantasía, elementos que son ingredientes esenciales para estimular la creatividad.

3.- Haz alguna actividad física

Estudios científicos han demostrado que “dejarse llevar por el ejercicio” puede aumentar la creatividad. En las pruebas realizadas se pudo observar que caminar, correr o realizar cualquier otra actividad física, expuso a los participantes a una serie de diferentes señales ambientales que estimularon la imaginación del cerebro y, por lo tanto, la creatividad.

4.- Encuentra tu “lugar feliz”

Cuando encuentras tu lugar feliz, encuentras un entorno ideal para ser más creativo. Un estudio que investigó el efecto de los estados de ánimo sobre la creatividad, encontró que cuando las personas estaban en un estado de ánimo positivo, se volvieron más creativas. Las personas que estaban en un estado de ánimo positivo pensaron dinámicamente cómoresolver una variedad de problemas diferentes.

Investigaciones han demostrado que “dejarse llevar por el ejercicio” tiene un efecto positivo en el pensamiento creativo.

Sin embargo, las personas que estaban de mal humor eran menos creativas e inevitablemente resolvían menos problemas. Una actitud positiva proporciona una perspectiva de situaciones en las que no necesariamente pensarías estando un estado de ánimo negativo, promoviendo una forma de pensar más creativa.

¿El autocontrol puede ayudarnos a prosperar en la vida? Esto dice la ciencia

5.-  Cambia tu entorno, incluso mínimamente

Los datos respaldan que los “empujones creativos” pueden provenir de cambios tan pequeños como una taza de café más caliente o diferentes colores en la habitación. Intenta cambiar o agregar algunos los elementos de tu escritorio. Por ejemplo, puedes colocar una planta.

Investigaciones muestran que la exposición a la naturaleza, incluso en forma de una planta en maceta, puede reducir el estrés, duplicar tu capacidad de atención, aumentar la felicidad e incrementar la productividad y la creatividad.

Referencias:

Motivating goal-directed behavior through introspective self-talk: the role of the interrogative form of simple future tense. Psycological Science, 2010. https://doi.org/10.1177/0956797610364751

Minding the Dreamer Within: An Experimental Study on the Effects of Enhanced Dream Recall on Creative Thinking. Journal of Crative Behavior, 2016. https://doi.org/10.1002/jocb.168

Physical Exercise Performed Four Hours after Learning Improves Memory Retention and Increases Hippocampal Pattern Similarity during Retrieval. Current Biology, 2016. https://doi.org/10.1016/j.cub.2016.04.071

A Brain Mechanism for Facilitation of Insight by Positive Affect. Journal of Cognitive Neuroscience, 2009. https://doi.org/10.1162/jocn.2009.21057

Más en TekCrispy