Esta semana se produjo un escenario impactante en varias aldeas remotas de los Montes Urales en Rusia: cientos de miles de moscas invadieron casas, campos y caminos, una repulsiva imagen que genera preocupaciones de todo tipo.

Los vastos enjambres de moscas, una escena propia de una película de terror o una plaga bíblica, han provocado el pánico entre los residentes locales, quienes temen que la inusitada invasión insectos pueda propagar enfermedades y afectar los cultivos.

Ciudad asediada

La situación es particularmente grave en Lazorevy, en la región de Sverdlovsk, en los Urales, un poblado que cuenta con una población aproximada de 1.700 habitantes. Las imágenes de la ciudad asediada en la que se muestran “alfombras” de insectos negros se han vuelto virales en las redes sociales.

Una de las preocupaciones de los habitantes de la aldea, es que el uso generalizado y prolongado de insecticidas para eliminar las moscas genere efectos negativos en su salud.

Ha sido tal la magnitud de la invasión de moscas que las tiendas locales se han quedado sin repelentes debido a la gran demanda de este tipo de insecticidas.

Para la frustración de los lugareños, todos los esfuerzos de los funcionarios para poner fin a la invasión de moscas han fracasado hasta ahora.

La ciudadana Elena Karpova, residente de Lazorevy, comentó exasperada:

“Se están reproduciendo a una velocidad increíble. Vivimos atrapados en nuestras casas como si estuviéramos en la cárcel, porque es imposible aventurarse a salir afuera. Las moscas están en todas partes, nos estamos atragantando con ellas. No podemos abrir las ventanas, salir al exterior o colgar la ropa. Las conseguimos en nuestros baños, autos, mesas de comedor, en fin, en todas partes”.

Los informes dicen que la invasión de moscas comenzó después de que un granjero local –Andrei Savchenko– usara ilegalmente toneladas de excrementos de pollo de una granja avícola como fertilizante, creando un ambiente propicio en el que las moscas depositaron millones de huevos. Algunos informes dicen que también se usaron pollos muertos y entrañas de pollo como fertilizantes.

¿Una práctica normal?

Maxim Maksimov, jefe de la granja avícola, admitió haber suministrado excrementos de pollo a la granja para usarlos como fertilizante, pero dijo que era una práctica normal. Al respecto, manifestó:

“Nuestro fertilizante es mucho mejor que los productos químicos, pero tuvimos mala suerte con el clima. Una primavera húmeda y luego un aumento repentino de las temperaturas crearon condiciones favorables para que las moscas se reprodujeran”.

Cientos de miles de moscas invadieron casas, campos y caminos, una repulsiva imagen que genera preocupaciones de todo tipo.

Las autoridades sanitarias y ambientales confirmaron que habían abierto una investigación criminal sobre el uso no autorizado de “residuos peligrosos para el medio ambiente”, a fin de determinar si la aplicación ilegal de estos desechos podría haber provocado los enjambres de moscas.

Sin embargo, Savchenko insiste en que él no es responsable de las moscas, afirmando que las moscas han existido durante millones de años y están en todas partes.

En última instancia, los aldeanos expresan sentirse preocupados de que el uso generalizado y prolongado de químicos para matar a las moscas pudiera generar efectos negativos en su salud.

Referencia: Investigadores de la región de Sverdlovsk descubren los motivos de la verdadera invasión de moscas en uno de los pueblos. Channel One Rusia, 2019. https://bit.ly/2wZtHIv