Se estima que 1 de cada 500 niños nace con dedos adicionales, una mutación que se conoce como polidactilia. Estos dígitos adicionales se consideran inútiles y, por lo general, se amputan poco después del nacimiento, pero, como demuestra una reciente investigación, es posible que tener un dedo adicional no sea tan malo.

El estudio de dos personas que nacieron con un dedo adicional en cada mano –y los mantuvieron– muestra que un dedo extra puede ser increíblemente útil.

Esta extraña forma de cáncer canino se propagó por el mundo, ¿cómo lo hizo?

Probando su destreza

La destreza superior observada en estas personas sugiere que, en lugar de verse como aberraciones que deberían eliminarse quirúrgicamente, los dedos adicionales pueden aportar valiosos beneficios.

Los sujetos mostraron que pueden realizar con una mano, tareas para las que normalmente se necesitarían dos manos, como atar el cordón de los zapatos.

Los resultados también resaltan lo flexible que puede ser el cerebro humano, una característica que será fundamental para el diseño de los apéndices robóticos controlados por el cerebro.

Para el estudio, los investigadores trabajaron con una madre de 52 años y su hijo de 17 años, ambos nacidos con seis dedos en cada mano. Por las formas versátiles en que se pueden mover, estos dedos adicionales, ubicados entre el pulgar y el índice, se parecen a los pulgares.

Para averiguar el alcance de sus habilidades, los investigadores hicieron que los sujetos realizaran una serie de tareas para poner a prueba la destreza de los sujetos. Esto incluía videojuegos personalizados que usaban un teclado de computadora estándar y tareas de manipulación de objetos, como atar cordones de zapatos, voltear páginas de libros y doblar servilletas. Estas respuestas se compararon con 13 controles de cinco dedos que realizaron las mismas tareas.

En complemento, los investigadores monitorizaron la actividad cerebral de los sujetos con polidactilia, utilizando imágenes de resonancia magnética funcional de alta resolución.

Habilidad motora evidenciada

Los resultados muestran que los dedos extras son movidos por su propia estructura ósea, músculos, tendones y nervios, lo que permite a los sujetos mover sus dedos adicionales independientemente de todos los demás.

Las exploraciones cerebrales mostraron que las personas con polidactilia estudiadas tienen recursos neuronales dedicados para controlar el sexto dedo.

Al respecto, el doctor Carsten Mehring, profesor de neurobiología y neurotechnología en la Facultad de Biología de la Universidad de Freiburg, en Alemania, y coautor de la investigación, comentó:

“Los sujetos estudiados pueden usar sus dedos adicionales de manera independiente, similar a un pulgar adicional, ya sea solo o junto con los otros cinco dedos, lo que hace que la manipulación sea extraordinariamente versátil y hábil. Por ejemplo, en nuestros experimentos, los sujetos mostraron que pueden realizar una tarea con una mano, para lo que normalmente se necesitamos dos manos”.

¿Aumentaron las mutaciones genéticas tras la catástrofe de Chernobyl?

A partir de la observación de la actividad cerebral, el equipo encontró que las personas con polidactilia tienen recursos neuronales dedicados que controlan el sexto dedo, y la corteza motora y somatosensorial están organizadas exactamente para permitir las habilidades motoras adicionales observadas.

Los investigadores señalan que las personas con polidactilia brindan una oportunidad única para analizar el control neuronal de las extremidades extra y las posibilidades de las habilidades sensoriomotoras, por lo que ofrecen un fundamento para avanzar en el desarrollo de miembros artificiales adicionales, orientados a ampliar las habilidades motoras de las personas.

Referencia: Augmented manipulation ability in humans with six-fingered hands. Nature Communications, 2019. https://doi.org/10.1038/s41467-019-10306-w

Más en TekCrispy