Foto: Wall Street Journal

A fin de promover un mayor nivel de transparencia en los proyectos que se publican a través de su plataforma de crowdfunding, Kickstarter ha emitido nuevas directrices para exigir a los usuarios que adapten sus promesas ‘hiperbólicas’ y eliminen las fotografías engañosas de sus productos.

En este sentido, la compañía ha comenzado a pedir a los creadores que dejen de llamar a sus proyectos “los mejores del mundo” y, en vez de ello, opten por un lenguaje más realista para describir sus creaciones. A pesar de que este tipo de frases no están prohibiéndose completamente en Kickstarter, la plataforma ha lanzado una nueva herramienta para que las afirmaciones exageradas de ciertos proyectos pierdan fuerza.

Eliminando los superlativos de Kickstarter

A través de una publicación en su sitio web, Kickstarter explicó que su nueva herramienta marcará palabras exageradas en el lenguaje de los proyectos y sugerirá que sean modificadas. Al tratarse de nuevas directrices en la plataforma, los creadores no están obligados a cumplir estas sugerencias, sin embargo, la medida es un gran avance para que las personas detrás de las campañas de crowdfunding tengan una idea de lo que Kickstarter espera en su servicio.

Meg Heim, líder del equipo de integridad del sistema de Kickstarter, afirmó que se trata de una solución rápida más allá de una imposición a los creadores, ya que se les incentiva a tener en consideración los consejos de la empresa. Al tener en cuenta estas recomendaciones, existe una mayor posibilidad de que Kickstarter recomiende estas campañas en sus boletines informativos.

Asimismo, la compañía recomendó utilizar un lenguaje “esperanzador” en vez de aseveraciones radicales a futuro. Kickstarter no desea que los proyectos den por sentado que su producto se venderá masivamente luego de aparecer en la plataforma, lo que quiere decir que no se deben referenciar valores minoristas en la página de cada proyecto.

Además de estas nuevas pautas, Kickstarter publicó nuevas reglas de transparencia, que los creadores deberán seguir o sus proyectos pueden finalizar. En el caso de que se publique un dispositivo portátil, por ejemplo, los creadores deben explicar detalladamente cómo funciona el software y hardware del producto, y si existe o no dependencia entre estos elementos.

En caso de que el desarrollo de dicho hardware o software no se haya completado, los creadores deben revelar esta información y evitar la publicación de imágenes “realistas” sobre el proyecto finalizado.