Foto: Reuters

Un estudiante universitario de San Francisco, California, utilizó el popular filtro de cambio de género de Snapchat, como parte de un experimento personal para detectar hombres que buscan intimar con adolescentes en las redes sociales. Como consecuencia de la prueba, un policía cayó en la trampa, e instó a la “menor de edad” a compartir actividades sexuales con él.

Ethan, de 20 años de edad, usó el filtro de realidad aumentada de la red social para tomarse una selfie y hacerse pasar por una adolescente de 16 años, llamada “Esther”, en la app de citas Tinder. El filtro reemplazó el cabello negro y corto del joven por una cabellera larga y brillante, maquillaje en el rostro y labios pronunciados.

Depredador de niñas

El joven estudiante dijo a las autoridades que decidió realizar esta cacería de hombres que buscan niñas para tener relaciones sexuales, luego de enterarse que una de sus amigas fue abusada cuando era niña. El pasado 11 de mayo, un oficial de policía de San Mateo, envió un mensaje a Esther diciendo: “¿Quieres pasar un buen rato esta noche?”. Ethan declaró que decidió aprovechar esta oportunidad para detectar al presunto agresor.

Aunque en la cuenta falsa de Tinder, Esther declaró que tenía 19 años de edad, la conversación con el policía fue trasladada a la app Kik, donde el perfil falso le dijo al oficial que en realidad tenía 16 años. Las capturas de pantalla reveladas por Ethan muestran que el policía no tuvo problema con la edad de la supuesta niña y, le pidió fotografías sugerentes prometiendo que no se las mostraría a nadie.

En este sentido, el sargento de la Policía de San José, Enrique García, declaró a KTVU que el problema no es que la persona haya tenido 16 años, sino que el oficial de policía no abandonó la conversación inmediatamente después que la adolescente le dijo su edad, sobre todo porque se habló de participar en un encuentro sexual.

Finalmente, la policía detuvo al oficial Robert Davies, de 40 años de edad, bajo sospecha de contactar a una menor de edad para cometer un delito grave. En este momento, Davies está recluido en la prisión del condado de Santa Clara, California.