Foto: Reuters

Las preocupaciones del Congreso de EE.UU. con respecto al uso de deepfakes para manipular la opinión pública dentro del país norteamericano, siguen creciendo a medida que se acerca la campaña presidencial del próximo año.

Según The Washington Post, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes ha convocado una audiencia pública acerca de los desafíos de seguridad nacional que representa el uso de la Inteligencia Artificial (IA) y los deepfakes, además de evaluar alternativas para preparar al país ante una inminente ola de videos falsos antes y durante las próximas elecciones presidenciales.

El representante por el Partido Demócrata, Adam Schiff, advirtió en la audiencia que el uso de deepfakes podría tener un efecto “catastrófico” en el proceso electoral de 2020, afirmando:

Ahora es el momento de que las compañías de redes sociales sociales implementen políticas para proteger a los usuarios de este tipo de información errónea, no en 2021, después de que los deepfakes virales hayan contaminado las elecciones de 2020 (…) para entonces, será demasiado tarde.

¿Regulación a la vista?

La audiencia de la Cámara de Representantes contó con la participación de especialistas de universidades e instituciones independientes, quienes se comprometieron a crear una estrategia nacional que permita avanzar hacia nuevas reglas que regulen el contenido falso basado en IA.

LG presenta su propio chip de IA para dispositivos del hogar y robots

En este sentido, Schiff cuestionó la inmunidad de la que gozan las plataformas de redes sociales bajo la Ley de Decencia en las Comunicaciones, instando a los congresistas y demás panelistas a realizar cambios legislativos para eliminar estas protecciones y responsabilizar a compañías como Facebook por el contenido malicioso difundido en sus plataformas.

Ante la propuesta de Schiff, la profesora Danielle Keats Citron, de la Escuela de Leyes Carey de Maryland, afirmó que la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones debe modificarse para condicionar la inmunidad de las empresas de redes sociales a prácticas que moderen el contenido razonablemente en lugar de la inmunidad ambigua que disfrutan actualmente.

La audiencia se produjo varias semanas después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fuese víctima de un deepfake que hacía lucir a la representante como si estuviese ebria. Ante la divulgación de este material, YouTube eliminó los videos, mientras que Facebook y Twitter no los retiraron de sus respectivas plataformas.

Más en TekCrispy