Aunque el estudio muestra que no existen los alimentos con carga calórica negativa, su consumo podría ayudar a perder peso.

En numerosas ocasiones hemos citado estudios que revelan que dormir poco o dormir mal tiene efectos negativos sobre la salud.

Por ejemplo, un estudio reciente reveló que las personas que duermen mal tienden a presentar presión arterial elevada al día y la noche siguiente, lo cual, de hacerse constante, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y accidente cerebrovascular.

Otra investigación realizada a empleados que trabajan por turnos, como las enfermeras, reveló que en su mayoría duerme menos de 7 horas diarias y que están propensas o sufren a trastornos de sueño, ya sea insomnio o somnolencia durante el día. Partiendo de lo dicho anteriormente, esto podría acarrear problemas mayores a futuro.

Como vemos, la calidad del sueño tiene mucha influencia en nuestro desenvolvimiento y en nuestra salud en general, por lo que es una necesidad garantizar un tiempo y un lugar adecuados para dormir profundamente. Esto es, un lugar silencioso y sin estímulos luminosos, ya que el ruido y la luz pueden interrumpir nuestro descanso.

A propósito de ello, un grupo de investigadores descubrió que la exposición a la luz durante nuestras horas de sueño está estrechamente relacionada con el aumento de peso y la obesidad en mujeres. Aquí te explicamos cómo.

Mujeres que duermen con luz artificial suben de peso

Un estudio reveló que aquellas mujeres que dormían expuestas a algún tipo de luz artificial aumentaron de peso en casi seis años.

El estudio incluyó a mujeres con edades comprendidas entre 35 y 74 años en los 50 estados de Estados Unidos y Puerto Rico. Los criterios para su elección fueron mujeres sin antecedentes de cáncer o enfermedad cardiovascular, que no trabajaran por turnos, que dormían durante el día o que estuvieran embarazadas al inicio del estudio.

Al inicio del estudio, se les preguntó a las mujeres sobre los tipos de luz artificial que estaban presentes en su hogar cuando dormían: “luz de una pequeña luz nocturna o radio reloj”, “luz de otras habitaciones”, “luz del exterior que brilla a través de las ventanas por la noche, como faros de automóviles, farolas o luces de porche”, “luz de un televisor en la habitación durante la mayor parte o toda la noche “, “una o más luces encendidas en la habitación “y “luz del día”.

Las que respondieron que dormían durante el día o que vivían en Alaska, zona de Estados Unidos donde casi siempre es de día, fueron excluidos, trabajando así solo con cuatro categorías: sin luz, poca luz nocturna en la habitación, luz fuera de la habitación y luz o televisión encendidas en la habitación.

Aquellas mujeres que informaron exposición a más de un tipo de luz artificial se clasificaron en el nivel más alto de exposición.

Se realizaron visitas domiciliarias rutinarias en las que personal capacitado midió la altura, el peso y la circunferencia de cadera y cintura de las mujeres. También calcularon el índice de masa corporal (IMC) para determinar la obesidad prevalente: si el IMC es menor a 25, es sobrepeso, y la obesidad a partir de 30.

Los investigadores encontraron que aquellas mujeres que informaron que estaban expuestas a luz artificial mientras dormían en la noche tenían más probabilidades de aumentar de peso y de volverse obesas durante casi seis años en comparación con aquellas que no se exponían a luz durante la noche.

“La luz artificial durante la noche mientras dormía se asoció significativamente con un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad, especialmente en mujeres que tenían una luz o una televisión encendidas en la habitación mientras dormían. Las asociaciones no parecen explicarse por la duración y calidad del sueño u otros factores influenciados por el sueño deficiente”.

El Dr. Yong-Moon Park, autor principal del estudio, y postdoctorado en el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS), y el autor principal Dale Sandler, jefe de la Rama de Epidemiología del NIEHS, estuvieron de acuerdo en que “reducir la exposición a la luz artificial durante la noche mientras duerme podría ser una estrategia útil para prevenir la obesidad”.

Este procedimiento médico podría retrasar la menopausia por décadas

Pero a pesar de los resultados, los investigadores no pudieron concluir que la causa directa del aumento de peso o la obesidad fuera la exposición a la luz en la noche. Para ellos, podrían haber una relación entre la falta de sueño de calidad y comportamientos no saludables como malos hábitos alimenticios por ejemplos.

Partiendo de ello, “parece razonable aconsejar a la gente que no duerma con las luces encendidas“, según dijeron Park y Sandler al portal Live Science.

Trabajadores por turnos son propensos a obesidad y diabetes

De manera similar, un estudio publicado el año pasado señala que aquellas personas que trabajan por turnos, como las enfermeras, bomberos y auxiliarías de vuelo, están más propensos a desarrollar obesidad y diabetes.

Esto a causa de que las alteraciones causadas por la perturbación del descanso pueden conducir a malos hábitos alimenticios, que incluyen una mayor ingesta de grasas y azúcar. Aunque también aportaron responsabilidad a la consecuente alteración de los ciclos circadianos en estas personas.

¿Qué hay en la luz o el mal dormir que causa obesidad?

Aún no se sabe si se trate de una relación directa o indirecta, pero es un hecho que la luz artificial perturba el sueño, altera los ciclos circadianos y puede causar obesidad.

Hasta el momento, se manejan algunas teorías. Puede ser que la exposición a la luz en la noche afecta de manera indirecta de esta forma: al disminuir la duración del sueño, se generan desórdenes hormonales que tienen influencia sobre el apetito y hacen que las personas coman más o alimentos de baja calidad nutricional.

También, la falta de sueño hace que las personas sientan somnolencia y falta de energía durante el día, lo cual los hace menos activos físicamente.

O bien la luz de noche podría tener una influencia directa en la obesidad, afectando el metabolismo de una forma en que se estimula el aumento de peso.

Lo cierto es que hay una relación estrecha entre la exposición de luz en la noche, la alteración del sueño y los ciclos circadianos y el aumento de peso. Son necesarios nuevos estudios que incluyan la intensidad de la luz y la naturaleza de estos, incluyendo dispositivos móviles como celulares y tabletas.

Referencias:

Association of Exposure to Artificial Light at Night While Sleeping With Risk of Obesity in Women. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2735446

Keeping Your TV on at Night May Lead to Weight Gain. https://www.livescience.com/65681-light-night-weight-gain.html

Trabajos por turnos contribuyen a desarrollar obesidad y diabetes.  https://www.tekcrispy.com/2018/02/06/trabajos-turnos-obesidad-diabetes/

Más en TekCrispy