La esperanza de vida se refiere al número de años en promedio que podrían vivir las personas de una población en un determinado período.

Al consultar la literatura antigua o ver películas de época, notaremos siempre un personaje muriendo a temprana edad a causa de enfermedades muy difíciles de tratar para los médicos del momento.

Sin embargo, desde hace unos dos siglos se ha observado que las personas han estado viviendo durante más tiempo, tal como señala el estudio Broken Limits to Life Expectancy en el 2002.

“Durante 160 años, la esperanza de vida con el mejor rendimiento ha aumentado constantemente en un cuarto de año por año, una extraordinaria constancia del logro humano”.

Reducción de la mortalidad infantil

Una de los factores influyentes en la mejora de la esperanza de vida humana es la reducción de la mortalidad infantil.

Uno de los primeros factores influyentes en el aumento de la expectativa de vida humana fue la reducción sustancial de la mortalidad infantil, sobre todo en edades entre uno y cuatro años en países como Inglaterra y Gales, Japón y Chile. Así lo plantea un estudio de Abdel R Omran del 2005:

“En Inglaterra, la mortalidad infantil obviamente ha ido disminuyendo constantemente desde finales del siglo XIX y en Japón desde algún momento entre las dos guerras mundiales. En Chile, aunque se han registrado descensos mensurables en la mortalidad infantil desde 1940, las tasas de mortalidad de lactantes y niños siguen siendo muy altas; por ejemplo, los riesgos de mortalidad de lactantes (0–1) y niños pequeños (1-4) fueron, respectivamente, 5.2 y 3.2 veces más altos en Chile que en Japón en 1965”.

Pero más allá de la reducción de la mortalidad infantil, tenemos otro factor impulsor que es la reducción de la mortalidad en edades más avanzadas, la cual comenzó a observarse desde la década de 1950, sobre todo en Suecia.

Reducción de la mortalidad a edades avanzadas

Para el año 2000, se recopilaron datos de la población nacional desde mediados del siglo XVI, observándose que la vida útil máxima había aumentado en los últimos 150 años. La edad máxima de muerte en Suecia aumentó de aproximadamente 101 años durante la década de 1860 a aproximadamente 108 años durante la década de 1990.

De manera similar, ocurrió en otros países como los ubicados en Europa occidental, América del Norte y Japón.

Supercentenarios en la historia

Jeanne Calment, una mujer francesa que falleció el 4 de agosto de 1997 a la edad de 122 años y cinco meses.

Tenemos pues personajes que son prueba de la longevidad en dichas épocas, conocidos como supercentenarios por haber vivido de 110 años en adelante.

En primer lugar, Geert Adrians-Boomgaard, de Países Bajos, fue el primer supercentenario verificado, que murió a los 110 años en 1899. A este, le sigue Margaret Ann Neve, de Reino Unido, que murió en 1903 a la edad de 110 años y diez meses. Luego, Delina Filkins, una estadounidense que falleció en 1928 a la edad de 113 años y siete meses, la cual mantuvo el récord durante 52 años.

El récord actual lo tiene Jeanne Calment, una mujer francesa que falleció el 4 de agosto de 1997 a la edad de 122 años y cinco meses.

¿Ha aumentado la edad máxima que pueden vivir los humanos?

Ha aumentado la cantidad de personas que vive más tiempo, más no se ha registrado un aumento en la edad máxima de vida humana.

Desde hace varios años la población maneja la idea de que la esperanza de vida humana sigue ascendiendo, pero tal parece que hasta el momento no ocurre así.

Un estudio publicado en Journal of Internal Medicine en el 2017 se enfocó en explorar el patrón de mortalidad en Suecia y Dinamarca en la población con más de 100 años de edad nacidos entre 1870 y 1901, reuniendo así 3,006 hombres y 10,963 mujeres.

El cáncer de mama es mucho más mortal para los hombres que para las mujeres

Los resultados confirmaron que el aumento de la esperanza de vida se debía a reducciones de la mortalidad en personas menores de 100 años. Sin embargo no había habido una mejora en la mortalidad entre centenarios en los últimos 30 años, la edad máxima que las personas viven en dichos países no parece aumentar.

“La mortalidad entre los centenarios no está cambiando a pesar de las mejoras en las edades más jóvenes. Tanto una extensión de la vida útil máxima como una extensión considerable de la esperanza de vida requieren reducciones en la mortalidad por encima de los 100 años”.

Países similares con esperanzas de vida diferentes

Dinamarca y Suecia son países cultural e históricamente similares, sin embargo, sus esperanzas de vida en hombres y mujeres de edad avanzada son diferentes.

Otro estudio publicado a principios de año se encargó de comparar la esperanza de vida entre Suecia y Dinamarca, dos países tradicionalmente similares.

A pesar de sus estrechos vínculos históricos y culturales, generalmente la esperanza de vida de los daneses es más baja que la de los suecos. Sin embargo, luego de haber atravesado un período de estancamiento, Dinamarca parece haber mejorado la mortalidad y se empezó a creer que la edad máxima de muerte había aumentado, mientras que en Suecia parecía desacelerarse.

La investigación reunión un total de 16,931 centenarios nacidos entre 1870 y 1904, de los cuales 10,955 eran suecos y 5,976 daneses.

“Aunque las edades medias de muerte para los centenarios daneses y suecos han sido relativamente constantes en aproximadamente 102 años para las cohortes nacidas entre 1870 y 1904, las personas de más edad en Dinamarca han envejecido, pero ninguna evidencia ha sugerido un aumento en la esperanza de vida para los suecos”.

En efecto se encontró una mejora en mejora en Dinamarca, donde los ancianos murieron a edad cada vez más altas, así como también un aumento significativo en la edad en la que solo el 6 por ciento de los centenarios sobreviven. En cambio, en Suecia no hubo una mejora en la vida útil.

Las causas de esta diferencia pueden estar en los sistemas de salud. Según estudios recientes, ha habido mejoras en la salud según las actividades de la vida diaria para llevar una vida independiente en las mujeres centenarias de Dinamarca.

En Dinamarca ha habido una mejora en la vida independiente de los ancianos.

La situación es diferente en Suecia, donde no ha habido mejoras en este aspecto, y en su lugar se ha observado deterioro en la movilidad, la cognición y las pruebas de rendimiento. Además, los gastos en servicios públicos se redujeron en la década de 1990 a causa de crisis económicas, lo cual afectó la asistencia sanitaria de las personas mayores, especialmente a aquellas de bajos recursos.

Con todo lo dicho hasta ahora, podemos concluir que uno de los factores más importantes en la extensión de la vida humana es la mejora de la asistencia sanitaria a personas de edades avanzadas.

Referencias:

Broken Limits to Life Expectancy. https://science.sciencemag.org/content/296/5570/1029

The Epidemiologic Transition: A Theory of the Epidemiology of Population Change. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2690264/

Increase of Maximum Life-Span in Sweden, 1861-1999. https://science.sciencemag.org/content/289/5488/2366

How long do centenarians survive? Life expectancy and maximum lifespan. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28470872

A Cohort Comparison of Lifespan After Age 100 in Denmark and Sweden: Are Only the Oldest Getting Older? https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs13524-018-0755-7

Changing policies, changing patterns of care: Danish and Swedish home care at the crossroads. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5547399/

Más en TekCrispy