Foto: Reuters

Google ha fracasado en su intento de bloquear una demanda en su contra, donde se afirma que la compañía discrimina a los solicitantes de empleo conservadores. Un juez del Estado de California, en EE.UU., negó la moción de Google de rechazar la demanda, la cual fue iniciada en 2008 por parte de dos ex trabajadores que presuntamente fueron rechazados por el gigante de Mountain View a causa de su afiliación política.

La batalla legal comenzó en 2017, cuando James Damore, un ex ingeniero de Google, fue despedido luego de escribir una nota donde aseguró que, la superioridad numérica de hombres en la industria tecnológica se debe a diferencias biológicas entre el sexo femenino y masculino. Posteriormente, Damore se unió con el ex empleado David Guderman y presentó la demanda en enero de 2018.

En el documento, afirman que Google es una “cámara de eco ideológica”, que maltrató y despidió a los trabajadores que no estaban de acuerdo con su política de diversidad, justicia social y “sensibilidad” al sesgo. Luego, la demanda se modificó para agregar a dos nuevos demandantes, quienes presuntamente fueron rechazados por la compañía por su ideología.

La demanda continuará

Aunque la Junta Nacional de Relaciones Laborales revisó el caso en 2018, revelando que Google no había incurrido en ninguna violación de las leyes federales al despedir a Damore, el ex empleado acordó con Gudeman arbitra el reclamo contra la empresa. En ese entonces, la Junta concluyó que Google despidió a los demandantes por sus declaraciones discriminatorias y no por criticar las políticas de la compañía.

En enero pasado, Google solicitó a la corte que rechazara los reclamos por sesgo basado en juicios políticos, afirmando que los demandantes fracasaron totalmente en su intento de presentar reclamaciones válidas por presunta discriminación contra los conservadores.

Sin embargo, el fallo emitido por el juez afirma que, pese a que el tribunal duda de la viabilidad de la demanda, no está listo para desestimarlo porque puede ser procedente. De momento, Google no ha emitido comentarios al respecto.