La comida saludable suele estar separada del resto de la comida, lo que podría no ser la estrategia más eficiente para cambiar los hábitos alimentarios de la población.

Cuando se habla de alimentación sana, pensamos platillos equilibrados que contengan vegetales y proteínas de origen animal, como carne de res, pollo, pavo y pescado.

También pensamos en evitar el azúcar y los productos procesados, pues estos suelen contener aditivos químicos que son perjudiciales para nuestra salud tanto a corto como a largo plazo.

Pero ahora parece que ni siguiendo estas recomendaciones básicas y sencillas podríamos estar a salvo, puesto que existen productos químicos que parecen quedar en nuestro organismo para siempre una vez que los ingerimos. La peor parte es que no solo pueden encontrarse en el azúcar o alimentos procesados, sino también en aquellos más naturales como la carne.

Recientemente, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) encontró que uno de estos aditivos químicos, el cual ha sido muy asociado al cáncer, se vende en muchas tiendas de alimentos en los Estados Unidos, e incluso está presente en muestras de carne, mariscos y pastel de chocolate. Nos referimos a las sustancias perfluoroalquiladas.

Sustancias perfluoroalquiladas, los “productos para siempre”

Las sustancias PFAS han sido empleadas desde hace más de seis décadas en diferentes industrias. Uno de sus usos más conocidos es la elaboración de sartenes antiadherentes, como los famosos sartenes de teflón.

Las sustancias perfluoroalquiladas, mejor conocidas como PFAS, se usaron desde finales de la década de 1940 hasta el año 2000 en una amplia variedad de industrias. Tienen aplicaciones en la fabricación de pinturas y barnices, en muebles, como tensioactivo para pozos de extracción de petróleo, e incluso en la producción de insecticidas.

Se trata de compuestos de una elevada estabilidad química, y muy resistentes a la degradación, las cuales pueden emplearse en procesos complejos que requieran muy altas temperaturas o contacto con otras sustancias.

A causa de su resistencia, han sido apodadas como “productos para siempre”. Sin embargo, esta misma característica las convierte en un contaminante muy peligroso que ha logrado acumularse a lo largo del tiempo, sin degradarse. Por si fuera poco, se demostró que puede ocasionar cáncer, enfermedades hepáticas y problemas de desarrollo.

Esto llevó a las agencias reguladoras a restringir su uso desde hace varios años, y aunque muchos PFAS están prohibidos en la industria manufacturera, estas siguen presentes en el agua potable y materiales como envases de alimentos, alfombras, cueros y utensilios de cocina antiadherente, como los sartenes de teflón.

PFAS en carne, mariscos y torta de chocolate

De todos los alimentos analizados, la torta de chocolate contenía la concentración más alta de PFAS.

La FDA realizó una investigación en octubre de 2017 en la región del Atlántico medio, dentro de la cual estaban: Virginia Occidental, Ohio, Virginia, Kentucky, Tennessee, Carolina del Norte, Washington, DC, Maryland y Delaware.

El equipo encargado tomó 90 muestras de las tiendas de comestibles y encontró que había trazas de PFAS en alimentos naturales como piñas y batatas, en la carne, mariscos, y productos procesados como chocolate con leche y torta de chocolate.

Tristemente, la torta de chocolate contenía las cantidades más altas de PFAS, con una concentración de 17,640 partes por trillón, aunque los informes señalan una variación que no ha sido analizada por la EPA.

La peor parte es que muchas de las muestras analizadas excedían los niveles de advertencia establecidos por la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA). Estas fueron pavo molido, bistec, salchichas, chuletas de cordero, muslos de pollo, tilapia, bacalao, salmón, camarón y bagre.

Estos niveles de advertencia han sido establecidos para el agua potable y el agua subterránea, no para los alimentos.

Existen cerca de 5,000 tipos de PFAS, pero la EPA solo ha establecido los niveles de advertencia para dos tipos: PFOA y PFOS.

Granja lechera contaminada con PFAS en el 2018

La leche producida en una granja lechera cerca de una base de la Fuerza Aérea en Nuevo México estaba contaminada con PFAS, pues el agua que consumían las vacas y con la que regaban el campo estaba contaminada.

Posteriormente, una investigación realizada en el 2018 en una granja lechera cerca de una base de la Fuerza Aérea en Nuevo México reveló que la leche producida en esta contenía también PFAS.

¿Una dieta saludable puede aliviar los síntomas de la depresión?

Esto a causa de que el agua subterránea y el ensilado la granja, un método que permite mantener el pasto con que alimentan a los animales, estaban contaminados con PFAS, y las vacas los habían consumido.

Según señala la FDA, tomaría un año y medio eliminar la sustancia de una vaca que había ingerido el contaminante durante apenas 30 días.

Sobre la base de una evaluación de seguridad, se determinó que las muestras son un problema para la salud humana y que toda la leche de la granja se descartó“, dijo la FDA en su resumen de la investigación.

Los PFAS más peligrosos

Tal como dijimos anteriormente, existen miles de PFAS, pero hasta el momento se tiene más información sobre dos: PFOA y PFOS. Estos han sido calificados como los “más preocupantes” por David Andrews, científico principal del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés).

La EPA considera que la presencia 70 partes por trillón de PFOA o PFOS en el agua representa un riesgo para la salud de los humanos, y aunque aún no existe una regulación formal respecto a esta concentración, las agencias la usan como referencia para sus labores.

Aún no se conoce la fuente de PFAS que contamina los alimentos

Es un hecho que los alimentos que llegan a los supermercados, ya sean de origen natural o procesados, contienen PFAS, sin embargo, aún se investigan las fuentes de contaminación.

A pesar de haber sido prohibidas, las “sustancias para siempre” siguen presentes en nuestra vida, sin embargo, aún no se han definido las fuentes que contaminan nuestros alimentos.

Existen algunas teorías que involucran el envasado de los alimentos. De hecho, en diciembre del año pasado se encontró PFAS en cajas de papel para envolver emparedados en Whole Foods Market.

Conviene acotar que en el 2018, el estado de Washington se convirtió en el primero de los Estados Unidos que prohibió el uso de PFAS en el envasado de alimentos, incluyendo envoltorios de comida rápida y bolsas de palomitas de maíz para microondas. A este le siguió San Francisco, que meses después prohibió el uso de PFAS en recipientes de alimentos, utensilios, servilletas, platos, pajitas, bandejas y tapas desechables.

Otro posible origen se remonta a la década de 1970, cuando el Departamento de Defensa de los EE. UU. empezó a utilizar espuma para incendios que contenía PFAS durante los ejercicios de entrenamiento y las respuestas de emergencia.

En el 2018, el departamento informó que mínimo 90 bases de la Fuerza Aérea, el Ejército y la Marina tenían aguas subterráneas contaminadas con PFAS, y que las concentraciones excedían los límites establecidos por la EPA.

Esto podría explicar el caso de la granja lechera cerca de la base de la Fuerza Aérea en Nuevo México.

Una tercera hipótesis señala los sistemas de agua locales en Colorado, Michigan, Pennsylvania, Nueva York y Carolina del Norte, que también contiene PFAS. Esta agua se utiliza para regar los campos, y contamina los alimentos.

Hablando con Business Insider, Andrews ha resaltado que es necesario llegar al origen de la contaminación para así poder reducir la exposición:

“Pasaron décadas de estudio antes de que realmente entendiéramos cuán potente es PFAS. Tenemos que renunciar a la suposición de que todos estos productos químicos son perfectamente seguros… Estos productos químicos son preocupantes y deberíamos eliminar la mayor exposición a ellos”.

Hasta el momento, se asume que la mayor exposición de los humanos a estas “sustancias para siempre” es a causa de los alimentos. Pero aún queda mucho por investigar.

Referencias:

The FDA found ‘forever chemicals’ in meat, seafood, and chocolate cake sold in grocery stores. Here’s how worried you should be. https://www.businessinsider.com/toxic-chemicals-in-food-pfas-found-by-fda-2019-6

FDA food sampling finds contamination by ‘forever chemicals’. https://www.businessinsider.com/fda-food-sampling-finds-contamination-by-forever-chemicals-2019-6

Drinking Water Health Advisories for PFOA and PFOS. https://www.epa.gov/ground-water-and-drinking-water/drinking-water-health-advisories-pfoa-and-pfos

Más en TekCrispy