Cuando se habla de medios de comunicación lo primero que se nos viene a la mente es la televisión. Por años, la pantalla chica fue la reina de la publicidad y el contenido, a medida que la cantidad de pantallas fue creciendo alrededor del mundo su poder de disuasión y su efectividad a la hora de publicitar productos se hizo imbatible, tanto, que se pensó que sería insustituible.

El boom de las Redes Sociales lleva ya varios años en la palestra, millones de personas han dedicado parte de su atención en aplicaciones móviles en donde puede compartir diversos contenidos con sus conocidos, todas las marcas han hecho millonarias inversiones para posicionar sus productos y servicios en estas plataformas, logrando un éxito más que notable.

Hay un hecho interesante, si nos medimos por plataformas, la TV hoy en día sigue consumiendo más tiempo de los usuarios que los smartphones, sin embargo, sus días están contados.

La caída de un grande: la televisión

El 31 de agosto de 1997, moría trágicamente la princesa Diana, mejor conocida como Lady Di. Este hecho conmocionó al mundo creando una atención absoluta en los medios que cubrían esta noticia. Durante su funeral, se registraron lo que quizás sea el evento televisivo más visto de la historia, logrando que más de dos mil millones de personas viesen este triste evento de manera simultánea.

La televisión dominó los medios por mucho tiempo, su prime time  era un éxito seguro a nivel de ventas y en los sucesos importantes (Finales de Copas Mundiales, Olimpiadas, Super Bowl o premios reconocidos) los ingresos en los medios de comunicación fueron masivos.

Sin embargo, desde la llegada de las redes sociales su importancia ha mermado. En el año 2018 un adulto estadounidense en promedio pasó 3 horas con 44 minutos por día en la televisión, comparado con las 3 horas con 35 minutos que pasaba en su smartphone.

El 2019 será el año de la caída de la TV, ya que se estima que un adulto estadounidense promedio pasará más tiempo en su smartphone que frente a la pantalla chica. El teléfono le consumirá diariamente 3 horas con 43 minutos mientras la Tv será usada por 3 horas con 35 minutos, un descenso que puede lucir simple. Sin embargo, si las cosas siguen como hoy, será irreversible puesto que para el 2021 se estima que los estadounidenses pasarán casi 4 horas diarias en sus teléfonos inteligentes y solo le dedicarán 3 horas con 22 minutos a sus televisores.

Esto representa un cambio abismal, ya que si miramos solo 5 años atrás, en el 2014, un adulto promedio pasaba diariamente 4 horas con 22 minutos en su televisor contra 2 horas y 32 minutos en su smartphone.

El nuevo reinado del contenido digital

Las redes sociales han representado un cambio total en la forma en la que consumimos contenido. Sin embargo el golpe más fuerte que se le ha dado a la televisión convencional ha sido el boom de los servicios de streaming como Netflix, Hulu o YouTube.

De hecho, la aplicación más usada entre adultos americanos es YouTube obteniendo  70% de share entre ese segmento, seguido por Facebook e Instagram con  70% y 30% respectivamente.

La disponibilidad inmediata, la inmensa variedad de opciones, sus bajos costos y su capacidad de interacción han hecho a las plataformas digitales líderes en el mercado, atrayendo a las grandes corporaciones a invertir su dinero en ellas.

Un punto fuerte: muchas ventajas para el marketing

Anteriormente las grandes marcas buscaban crear buenos spots de televisión para posicionarlos en los mejores horarios y así tener una gran repercusión. Esto, conllevaba grandes gastos ya que se requería de todo un team de producción para llevar a cabo una pieza que de verdad calara entre el público. Además, se podían tener datos sobre la cantidad promedio de visualizaciones o recepción del spot sin embargo, los datos que se emanaba de esta técnica eran reducidos.

Las redes sociales instauraron un cambio completo en la publicidad, los beneficios se vieron reflejados en muchísimos aspectos: costos bajos, alta visibilidad y sobre todo datos, muchísimos datos con lo que se ha optimizado al máximo el alcance de las campañas.

Al principio, las marcas usaron a las redes sociales para captar nuevas audiencias y probar nuevos productos sin embargo con el tiempo se dieron cuenta que un simple diseño o video bien segmentado en las plataformas de Facebook Ads o Google Ads puede tener un impacto gigante y mientras más alcance tenga, más capacidad tendrán las marcas para optimizar y segmentar sus campañas.

Procesos de cambio, nuevos retos y oportunidades

Estamos entrando a una era de cambios drásticos, muy similar a la entrada de la televisión al mercado. Veremos cada vez más innovaciones derivadas de fuertes avances tecnológicos como la entrada de internet 5G, que llevará la velocidad de conexión a niveles altísimos en donde será posible interactuar con un mundo 3D hasta el constante desarrollo de la inteligencia artificial en donde ya estamos viendo anuncios que hablar con sus usuarios y asistentes virtuales que llevarán a cabo muchas tareas del hogar.

Quizás estamos por vivir cambios muy profundos, dignos de aquellas películas de ciencia ficción que veíamos en el televisor de nuestras casas. ¿Pronto tendremos un asistente virtual tan eficiente como Jarvis en Iron Man? Lo más probable es que sí, ya hay avances en asistentes virtuales con una gran capacidad de inteligencia artificial. Las tabletas que lucían como algo extremadamente avanzado en la obra maestra de Kubrick, ‘2001: Odisea en el espacio’, hoy son una realidad palpable.

Así, poco a poco nos adentramos en el futuro que alguna vez soñamos y empezamos a construir el que queremos ver. Estamos por vivir cosas geniales.

Más en TekCrispy