Foto: Reuters

Luego del veto de Donald Trump a Huawei, varias compañías se vieron obligadas a paralizar sus negocios con el fabricante chino, el más delicado hasta ahora ha sido el baneo de Android como sistema operativo de los smartphones de la marca. En este sentido Google se ha mostrado preocupado ante el hecho de que la firma asiática desarrolle su propio sistema operativo móvil y los riesgos que esto supondría no solo para los usuarios, sino para el gobierno de EE.UU.

Un reporte del Financial Times señala que Google está realmente preocupado ante el hecho de que Huawei desarrolle un sistema operativo híbrido vulnerable a hackeos, por lo que está presionando para que el gobierno estadounidense  extienda la moción o al menos se les retire la prohibición de hacer negocios con Huawei.

Google ha estado argumentando que al evitar que trate con Huawei, los EE. UU. Se arriesgan a crear dos tipos de sistemas operativos Android: la versión original y la versión híbrida. Es probable que el híbrido tenga más errores que el de Google, por lo que podría poner a los teléfonos de Huawei en mayor riesgo de ser pirateado, no solo por parte de China.

Fuentes anónimas informaron a FT que la compañía de Mountain View se dirigió al Departamento de Comercio de Estados Unidos para advertir sobre los riesgos que acarrea la decisión de Donald Trump de vetar todos los equipos de Huawei en el país, así como prohibir que firmas norteamericanas continúen haciendo negocios con la marca china.

De este modo Google se une a otras compañías como Qualcomm que tampoco han recibido con agrado la noticia del veto de Huawei, afirmando que el bloqueo de Huawei y del acceso a Android no solo afecta las futuras actualizaciones de los equipos que tendrían que adaptarse al sistema operativo de Huawei, sino que afecta la seguridad de Estados Unidos.

De acuerdo con el informe de FT, informantes revelaron que:

En las últimas semanas, los ejecutivos sénior de Google se han acercado al departamento de comercio para solicitar una nueva extensión o estar exentos de la prohibición, de acuerdo con los informados en las conversaciones. Al hacerlo, se ha unido a grupos que representan a los principales fabricantes de microchips de EE. UU., Como Qualcomm, que también están preocupados por el impacto que la prohibición tendrá en sus negocios.

Por su parte Google no confirmó la información, pero un portavoz de la compañía dijo. “Nuestro objetivo es proteger la seguridad de los usuarios de Google en los millones de teléfonos Huawei existentes en los Estados Unidos y en todo el mundo”, mediante correo electrónico a Gizmodo.

Huawei y sus intentos por sobrevivir al bloqueo de Estados Unidos

Desde hace algunas semanas varias empresas tecnológicas se vieron obligadas a suspender sus relaciones comerciales con Huawei, una de las principales ha sido Google, que de no renovarse el plazo, podría retirar el sistema operativo Android de los próximos smartphones de la marca china.

A raíz de esto se conoció que el fabricante chino está desarrollando su propio sistema operativo, basado en la versión abierta de Android, se trataría de un sistema operativo “híbrido”, que según Google podría permitir mayor probabilidad de hackeos, así como la posibilidad de proveer al gobierno chino una herramienta legítima “un sistema operativo inseguro que podría ser explotado por malos actores, tanto gobiernos como piratas informáticos”.

Hace pocas semanas se conoció que Huawei registró tres patentes ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, bajo los nombres HUAWEI ARK OS, HUAWEI ARK y ARK OS. Las marcas fueron registradas el pasado 24 de mayo, y sugieren que el nuevo sistema operativo de Huawei podría llamarse Ark OS.

Sin duda los argumentos de Google son totalmente razonables, tomando en cuenta que Huawei es el segundo mejor vendedor de smartphones del mundo, al distribuir millones de teléfono de la marca con un “sistema operativo inseguro” estarían exponiendo la seguridad y privacidad de muchos usuarios interconectados a nivel mundial incluyendo los ciudadanos estadounidenses.

Es probable que otras empresas de tecnología se sumen a las afirmaciones de Google en los próximos días, tomando en cuenta que la licencia temporal para suministrar actualizaciones expira el 19 de agosto.