5 Aplicaciones Que Te Ayudaran A Recordar

A veces nos pasa que intentamos recordar un suceso específico, como haber apagado el televisor antes de salir de casa, y este no llega con claridad a nuestra mente. Pensamos una y otra vez mirando con los ojos entrecerrados cómo ocurrieron los hechos, pero todo sigue siendo confuso.

Seguramente te has tocado la cabeza intentando recordar, de manera similar a como presionamos con más fuerza el botón del control remoto cuando no funciona en el primer toque. Como si ese estímulo pudiera hacer que nuestro cerebro funcione mejor.

Pues aunque parezca tan caricaturesco, lo cierto es que es posible. Un grupo de especialistas de la mente se reunieron para hacer un estudio sobre la memoria episódica, esa de la que hablamos al principio, y encontraron que esta funciona mejor a través de estímulos.

¿Qué es la memoria episódica?

La memoria episódica es aquella que nos permite recordar detalles netamente personales que podremos relacionar con eventos del presente.

La memoria episódica es aquella que nos permite grabar situaciones muy personales, con detalles muy específicos que abarcan lugares, momentos y sensaciones, que podremos evocar cuando atravesemos situaciones similares nuevamente.

La memoria episódica nos permite recordar elementos específicos de eventos pasados y relacionarlos con los que ocurren en nuestro presente. Así, si escuchamos neumáticos frenando y el sonido de cristales rompiéndose, podemos intuir que se trata de un evento automovilístico porque así lo vimos en una situación anterior.

La estimulación simulada influye en la actividad de las neuronas

Durante la primera etapa, los estudiantes debían ver 80 palabras y recordar los contextos relacionadas con ellas.

Una investigación publicada en la revista Journal of Cognitive Neuroscience en mayo de este año revela que la memoria episódica funciona mejor si recibe estímulos.

Jesse Rissman, un profesor asistente de psicología y psiquiatría y ciencias del comportamiento biológico en la Universidad de California en Los Ángeles y su equipo de trabajo, reunieron a 72 personas durante dos días consecutivos para hacer las pruebas, siendo la edad promedio de 20 años.

El experimento tuvo una primera fase en la que a los participantes se les mostraron 80 palabras diferentes en una pantalla a partir de las cuales debían recordar contextos. Por ejemplo, recordarse a sí mismos o a otros en una situación en la que se involucrara una determinada palabra.

En el segundo día, los participantes hicieron pruebas para medir su memoria, habilidades de razonamiento y percepción. Para ello, los investigadores les pidieron que recordaran si veían palabras del día anterior y que la organizaran según categorías, entre otras actividades.

Durante esta prueba, los individuos estuvieron conectados a dos electrodos y una batería de 9 voltios, a fin de estimular su cerebro durante un tiempo inferior a un minuto. Luego, no hubo más estímulos, pero se les pidió quedarse conectados al equipo para hacerles creer que su cerebro seguía recibiendo ataques. Esta configuración se conoce como estimulación simulada.

Investigadores descubren un nuevo objetivo para el tratamiento del Alzheimer
Uno de los grupos siguió con la configuración de estimulación simulada puesta pero no sabían que no estaban recibiendo los estímulos.

La estimulación simulada, o estimulación de corriente directa transcraneal, o tDCS, consiste en enviar una corriente eléctrica muy débil a través de un electrodo en el cuero cabelludo con el objetivo disminuir o aumentar la excitabilidad de las neuronas en la corteza prefrontal frontal lateral izquierda, zona encargada de la memoria episódica.  Según Rissman, el aumento de la excitabilidad mejora la conexión entre las neuronas.

Luego se crearon tres grupos, cada uno conformado por 13 mujeres y 11 hombres. El primero recibió estímulos cerebrales adicionales para aumentar la actividad neuronal en la corteza prefrontal.

El segundo grupo, recibió una “corriente atrasada”, cambiando las polaridades de los electrodos para disminuir la actividad de las células cerebrales o simplemente no hacer nada, según estudios anteriores.

El tercer grupo continuó recibiendo los estímulos simulados del principio.

Los estímulos eléctricos mejoran la memoria episódica

El 15,4 por ciento de los participantes del estudio mejoró su memoria episódica recibiendo estímulos eléctricos en el cerebro.

Los participantes no mostraron ninguna mejora en el razonamiento ni en la percepción después de recibir los estímulos. Sin embargo, aquellos que recibieron corrientes durante la segunda sesión, mejoró su capacidad de memoria episódica en un 15,4 por ciento.

En cambio, los otros dos grupos que siguieron “recibiendo” el estímulo simulado y la corriente atrasada no presentaron ninguna mejoría significativa.

“El grupo experimental que recibió tDCS anódico en la corteza prefrontal frontal lateral izquierda durante la segunda sesión demostró un rendimiento de recuperación de la fuente de memoria episódica significativamente mejorado, en relación con el rendimiento de la primera sesión y con los cambios de rendimiento observados en los otros dos grupos experimentales. El rendimiento en el razonamiento analógico y las tareas de percepción visuoespacial no mostraron cambios confiables como resultado de tDCS”.

A pesar de que la aplicación de estímulos al cerebro no es algo nuevo, según Rissman, esta es la primera vez que un estudio muestra el efecto de la estimulación eléctrica sobre una persona que trata de recordar algo.

Sin embargo, este sigue siendo un estudio muy pequeño con ciertas limitaciones, ya que aunque los estímulos estaban dirigidos a una región específica el cerebro, los investigadores no estaban al tanto de si estos tenían influencia en otras partes.

“Si bien estos resultados iniciales son muy alentadores, queremos hacer más experimentos para comprender qué tan consistente es este beneficio”.

Así que sí, puede que solo necesites un poco de electricidad para recordar.

Referencias:

Anodal Transcranial Direct Current Stimulation to the Left Rostrolateral Prefrontal Cortex Selectively Improves Source Memory Retrieval. https://www.mitpressjournals.org/doi/abs/10.1162/jocn_a_01421

Why’d I Come in Here? A Brain Zap Could Boost That Fuzzy Memory. https://www.livescience.com/65638-brain-zapping-improved-memory.html

Más en TekCrispy