Los koalas comen las hojas de eucaliptos para obtener nutrientes y agua. Pero una nueva investigación muestra que estos marsupiales no obtienen toda su hidratación de las hojas, por lo que los koalas sedientos buscan agua ya sea en un bebedero para pájaros, una piscina o un bol para perros.

En otras palabras, los koalas necesitan sus propios suministros de agua, especialmente a medida que el cambio climático provocado por el hombre aumenta las olas de calor y las sequías en Australia.

Forzados a buscar alternativas

Como señala la investigadora Valentina Mella, académica Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad de Sídney:

“El hecho de que los koalas no necesiten beber agua en lo absoluto y que el nombre ‘koala’ en el idioma aborigen en realidad signifique ‘no beber’ es un mito de larga vida”.

Si bien los koalas obtienen la mayor parte de la hidratación que necesitan de las hojas que comen, esto no siempre es suficiente, ya que el cambio climático está reduciendo el contenido de agua en esas hojas.

Un koala sediento tomando agua de un bebedero para pájaros.

Los investigadores explican que estos marsupiales no pueden simplemente comer más hojas para calmar su sed. Esto se debe a que el aumento de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con el cambio climático, aumenta los niveles de toxinas (fenólicos y taninos) en las hojas de eucalipto. Los koalas pueden manejar un cierto nivel de estas toxinas, pero no pueden digerir una cantidad ilimitada.

Los koalas que no obtienen suficiente agua tienen un destino poco promisorio. En el año 2009, una ola de calor mató a un cuarto de la población koala en Gunnedah, una ciudad de Nueva Gales del Sur.

Además, los números de koalas en la costa este de Australia se han desplomado debido a la clamidia, los ataques de animales salvajes, la pérdida de hábitat debido a la deforestación y las colisiones con vehículos.

Una simple pero valiosa ayuda

De acuerdo a cifras del Departamento de Medio Ambiente y Energía de Australia, la población de koalas en Queensland y Nueva Gales del Sur bajó de 326.400 en 1990 a 188.000 en 2010, una caída del 42 por ciento.

Valentina Mella, miembro del equipo que implementó las estaciones de agua para los koalas.

Para ayudar a los marsupiales, los investigadores establecieron estaciones de agua, un tipo de “tapete de koala” para animales salvajes. En el primer año, el equipo registró 605 visitas de koalas a 10 estaciones de agua, en 401 de estas visitas los koalas a tomaron una larga y refrescante bebida.

La cantidad total de visitas a estos suministros de agua artificiales y el tiempo de consumo se duplicaron durante el verano en comparación con las otras estaciones, lo que indica que los koalas necesitan una fuente de agua adicional cuando el ambiente está más caliente y seco.

Más aún, los investigadores afirman que los pozos de agua artificiales también podrían ayudar a otros animales salvajes sedientos, incluidos planeadores del azúcar, planeadores del plumón, zarigüeyas, equidnas, canguros grises del este, liebres, gatos salvajes y zorros rojos.

Referencia: Needing a drink: Rainfall and temperature drive the use of free water by a threatened arboreal folivore. Plos One, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0216964