Foto: Reuters

YouTube anunció hoy una actualización de sus políticas de contenido, con el objetivo de prohibir de manera oficial el contenido que promueve ideologías extremistas como la supremacía blanca o el racismo, un mal que afecta a la plataforma multimedia desde hace bastante tiempo.

A través de una publicación en su blog, la compañía explicó:

Hoy, estamos dando un paso más en nuestra política de discurso de odio, al prohibir específicamente los videos que alegan que un grupo es superior para justificar la discriminación, la segregación o la exclusión basada en cualidades como la edad, el género, la raza, la casta, la religión, la orientación sexual o el estatus de veterano.

¿La medida funcionará?

A partir de hoy, los videos que exaltan la ideología nazi, la superioridad de razas, o las teorías conspirativas como la negación del Holocausto, entre otros, se eliminarán automáticamente de YouTube. Entonces, ¿qué ocurrirá con los especialistas que investigan el odio en las redes sociales e Internet cuando busquen este tipo de contenido? YouTube afirmó que está estudiando opciones para poner estos videos a disposición de los investigadores a futuro.

Evidentemente, aún quedará rastro del contenido extremista en YouTube, en videos que busquen exponer el odio de estos videos u ofrecer análisis detallados de eventos en curso sobre las ideologías extremistas. Aunque esta nueva política se aplicará a partir de hoy, YouTube explicó que tomará cierto tiempo para que sus algoritmos identifiquen correctamente todo el contenido a fin de erradicarlo.

La medida se produce poco después de que YouTube se negara a eliminar los videos de un youtuber de extrema derecha llamado Steve Crowder, cuyo contenido atacaba a un periodista de origen cubano por su etnia y su orientación sexual.

La compañía explicó que los videos videos de Crowder no violaban sus políticas sobre el discurso de odio. Sin embargo, el día de hoy, YouTube reconsideró su decisión, afirmando que no permitiría mostrar anuncios en los videos del youtuber si no eliminaba de su canal un enlace a una camisa con un logo ofensivo.

Es difícil afirmar si la actualización de las políticas de contenido de YouTube será realmente efectiva, teniendo en cuenta que la empresa no ofreció detalles sobre cómo se identificarán los videos extremistas, o cómo se harán cumplir las nuevas políticas. Tal y como ocurrió con los videos de Crowder, YouTube ha sido bastante inconsistente en el cumplimiento de sus normas comunitarias actuales.