El retrato de Mona Lisa de Leonardo da Vinci es sin duda una de las pinturas más famosas del mundo. Muchos autores, tanto del pasado como del presente, han investigado el misterio y la fascinación del retrato y han llegado a varias conclusiones.

A lo largo de los años, los temas más debatidos han incluido el significado subconsciente de este retrato en la vida de Leonardo, la verdadera identidad de Mona Lisa, e incluso se ha sugerido que se trata de un autorretrato. Ahora, un equipo de investigadores se propuso examinar la expresión de Mona Lisa y aplicar los principios neurocientíficos a la famosa pintura.

Expresión percibida

A tal fin, los investigadores examinaron el mecanismo de la expresión y utilizaron una técnica de “cara quimérica”, en la cual se corta la boca por la mitad y se coloca cada mitad junto a su imagen de espejo. Las dos imágenes quiméricas fueron evaluadas por un grupo de 42 sujetos y se clasificaron de acuerdo con la expresión percibida.

Leonardo Da Vinci fue un gran observador de la fisonomía humana y es famoso por su amplio conocimiento anatómico y fisiológico.

El 92,8 por ciento de los evaluadores indicó que la mitad izquierda de la sonrisa expresaba felicidad, mientras que ninguno dijo lo mismo sobre el lado derecho. De hecho, un total de 35 evaluadores comentaron que la expresión del lado diestro era neutral, 5 manifestaron que mostraba disgusto y 2 que expresaban tristeza.

Sobre la base de estos resultados los investigadores concluyeron que la Mona Lisa está sonriendo asimétricamente y aplicaron sus conocimientos neurocientíficos a esta conclusión.

Al respecto, la investigadora Lucia Ricciardi, del Centro de Investigación de Neurociencia de la Universidad St. George’s y coautora del estudio, explicó:

“De acuerdo con las teorías neuropsicológicas más acreditadas, si una sonrisa es asimétrica, por lo general no es genuina. Mientras que lo que llamamos una sonrisa de Duchenne, una sonrisa genuinamente espontánea, es bilateral y simétrica, y también se caracteriza por la activación de la cara superior, lo que tampoco parece ser el caso en este afamado retrato”.

Investigaciones recientes de neuropsicología emocional han sugerido que las sonrisas asimétricas pueden ser un signo de falta de sinceridad o de mentira.

Por supuesto, se sabe que posar para un retrato durante muchas horas resultará en una expresión forzada, pero también es sabido que Leonardo era un maestro del “sfumato”, la técnica de sombreado que se usa para demostrar la expresión.

Sutilezas expresivas

Una posibilidad intrigante es que Leonardo pintó la sonrisa de esa manera intencionalmente. Según los investigadores, Leonardo fue un gran observador de la fisonomía humana y es famoso por su amplio conocimiento anatómico y fisiológico.

Para el estudio, los investigadores utilizaron una técnica de “cara quimérica”, en la cual se corta la boca por la mitad y se coloca cada mitad junto a su imagen de espejo.

Da Vinci entendía claramente la musculatura de la cara y sus complejidades, lo que significa que tales sutilezas expresivas estarían a su alcance, y por lo tanto, él habría sabido que curvar el labio en ambos lados y añadir pliegues alrededor de los ojos habría mostrado una sonrisa genuina.

Los autores especulan que la sonrisa asimétrica podría representar una estratagema que el artista florentino utilizó deliberadamente para ocultar mensajes crípticos y enigmáticos. Por ejemplo, que en realidad es un autorretrato o que la imagen se refiere a un hombre o mujer fallecidos previamente a la creación de la pintura.

Aunque el verdadero mensaje que transmite la sonrisa de la Mona Lisa es aún difícil de determinar y muchos misterios aún no se han aclarado, una cosa es segura: el famoso retrato sigue atrayendo la atención de sus observadores.

Referencia: Unraveling the asymmetry of Mona Lisa smile. Cortex, 2019. https://doi.org/10.1016/j.cortex.2019.03.020