Foto: Reuters

La semana pasada, un informe de South China Morning Post sugirió que Huawei estaba reduciendo los pedidos de nuevos smartphones a su socio Foxconn, por lo que algunas líneas de producción de los nuevos dispositivos se habían cerrado. El medio citó fuentes anónimas e insinuó que la decisión de Huawei estaba relacionada con la reciente prohibición de EE.UU.

A pesar de que Huawei no emitió comentarios de inmediato, la compañía ahora ha decidido hacer pública su postura, negando rotundamente cualquier rumor de que su producción esté disminuyendo. En este sentido, un portavoz del fabricante chino dijo a Forbes:

Huawei refuta estas afirmaciones, nuestros niveles de producción global son normales, sin ajustes notables en ninguna dirección.

Huawei continúa la batalla

Los rumores de una posible reducción en la producción de móviles de Huawei generó preocupación en la empresa china, dada la amplia cobertura que los grandes medios de comunicación han dado a las consecuencias de la prohibición estadounidense.

En caso de que la reducción de la producción hubiese sido cierta, también podría verse como una estrategia de Huawei para mantenerse a flote ante la creciente lista de compañías que han roto relaciones con el fabricante, incluyendo Google y su principal proveedor de chips móviles, ARM.

Evidentemente, todos los medios quieren tener en sus titulares cualquier noticia que tenga que ver con el futuro de Huawei, sin embargo, las especulaciones también hacen parte de la dieta informativa que el mundo tiene que digerir a diario.

En todo caso, lo más parecido que hemos visto a una posible reducción en la producción de móviles de Huawei han sido las declaraciones de su presidente, Zhao Ming, cuando afirmó que el objetivo de la compañía de alcanzar a Samsung para finales de 2020 estaba en riesgo.

Es posible que haya algo de verdad en el informe del South China Morning Post con respecto a las líneas de producción de Huawei que opera Foxconn, sin embargo, la palabra de Huawei ahora es la que más pesa.