Más de una vez escuchamos que la carne de res, embutidos y grasas saturadas aumentan el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y que debemos regular su consumo. En su lugar, nos recomendaron carnes blancas como la del pollo, ya que estas supuestamente eran más saludables para nuestro cuerpo.

Sin embargo, un estudio titulado “Ensayo de proteínas animales y vegetales y salud cardiovascular”, reveló que contrario a lo que la mayoría creía hasta el momento, la carne blanca también puede elevar los niveles de colesterol en la sangre, tanto como lo hace la carne roja.

Las carnes blancas también elevan el colesterol malo

Tanto los individuos que consumieron carnes rojas como los que consumieron carnes blancas presentaron niveles de colesterol elevados.

En la investigación participaron un total de 113 personas sanas, que fueron asignadas al azar a una dieta que era alta o baja en grasas saturadas, durante la cual no podían tomar suplementos vitamínicos ni beber alcohol.

Se aplicaron tres dietas distintas, cada una de las cuales tuvo una duración de cuatro semanas. Una dieta de carne roja, principalmente carne de res; una dieta de carne blanca, principalmente pollo y pavo; y una dieta de proteínas sin carne, con legumbres, nueces, granos y productos de soya.

Entre cada período de dieta, los individuos pasaban por un “período de lavado” en el cual comían como lo hacían regularmente. Y como es de esperar, al inicio y al final de cada una de ellas, los participantes se hacían análisis de sangre.

Los resultados fueron sorpresivos para los investigadores. Sí, los participantes que se alimentaron con muchas grasas saturadas tenían niveles de colesterol total y colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), conocido como el colesterol malo, más elevados que aquellas que tenían la dieta baja en grasas saturadas. Sin embargo, independientemente de estas grasas, tanto la carne roja como la blanca aumentaron los niveles del colesterol malo.

“Notablemente, los efectos de la carne roja y blanca fueron similares y se observaron con dietas que contenían niveles bajos o altos de grasas saturadas”.

Todo parece indicar que el consumo de ambos tipos de carne está asociado a altos niveles de LDL, obteniéndose valores menores en la dieta rica en vegetales y sin carne, según señala el estudio:

“Los hallazgos coinciden con las recomendaciones que promueven las dietas con una alta proporción de alimentos de origen vegetal pero, en función de los efectos de los lípidos y las lipoproteínas, no proporcionan evidencia de la elección de carnes blancas sobre rojas para reducir el riesgo de ECV”.

Según la American Heart Association, la mayor referencia científica en materia de salud cardiovascular en los Estados Unidos y el mundo, las grasas saturadas están presentes en alimentos como la carne de res con grasa, las aves de corral con piel, la mantequilla y la crema y los quesos.

Los niveles altos de colesterol LDL de grasas saturadas pueden acumularse en los vasos sanguíneos de una persona y aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

También se observaron partículas de LDL de diferentes tamaños

Un estudio reciente plantea que el tamaño de las partículas LDL no necesariamente sea determinante en su efecto dañino sobre la salud cardiovascular.

Por lo general, las partículas LDL medianas y pequeñas son más densas y pesadas, y algunos médicos consideran que esto las hace más perjudiciales para la salud cardiovascular. En cambio, las partículas de LDL más grandes y menos densas podrían ser menos dañinas en este sentido.

Dos físicos explican la forma correcta de preparar crepes

Sin embargo, Dana Hunnes, una dietista sénior en el Centro Médico Ronald Reagan de UCLA en Los Ángeles, cita otro estudio reciente publicado en el sitio web de la Sociedad Internacional de Aterosclerosis.

Bajo el título “El tamaño de partícula del LDL: ¿importa?”, el artículo plantea que tanto las partículas de LDL pequeñas como las grandes son perjudiciales para salud cardiovascular, ya que pueden aumentar el riesgo de acumulación de placa, conocida como aterosclerosis.

Dicha investigación reveló que las cantidades de partículas de LDL de diferente tamaño no varían de manera significativa en dietas de carnes blancas y rojas. Sin embargo, cuando se consumen muchas grasas saturadas aumentan las concentraciones de partículas LDL de gran tamaño “mullidas”. Estas aumentaron más en dietas de carne roja y blanca, en comparación con las dietas vegetales.

Resultados que cuestionan las recomendaciones actuales

Al descubrir que la carne blanca también aumenta el colesterol, se derrumban muchas creencias actuales sobre la forma en que debemos alimentarnos para proteger nuestra salud cardiovascular.

El Dr. Ronald Krauss, investigador principal, científico y director de una investigación sobre aterosclerosis en el Children’s Hospital Oakland Research Institute (CHORI) en California, comentó que al inicio del estudio esperaban efectos más adversos por parte de la carne roja:

“Cuando planeamos este estudio, esperábamos que la carne roja tuviera un efecto más adverso sobre los niveles de colesterol en la sangre que la carne blanca, pero nos sorprendió que este no fuera el caso. Sus efectos sobre el colesterol son idénticos cuando los niveles de grasa saturada son equivalentes”.

Krauss indicó que hasta el momento, no se habían comparado los efectos de comer carne roja, carne blanca y proteínas sin carne sobre la salud. Su estudio resulta en cierta forma controversial, puesto que los resultados van en contra de las recomendaciones dietéticas de la actualidad, que promocionan las aves de corral como una alternativa más sana a la carne roja.

Por su parte, Dunnes recomendó sin titubeos aumentar el consumo de plantar y limitar la ingesta de proteínas animales en un correo electrónico a Live Science.

“El mensaje para llevar a casa de este estudio es comer más plantas, comer más proteínas de origen vegetal, limitar la ingesta de grasas saturadas de todas las fuentes y limitar la ingesta de proteínas animales de todas las fuentes”.

Aunque sus autores aseguran que el estudio fue bien ejecutado, aún quedan partes por investigar. Y es que las dietas evaluadas no incluían pescado ni carne de res alimentada con pasto o productos procesados como tocino y salchichas.

Referencias:

Effects of red meat, white meat, and nonmeat protein sources on atherogenic lipoprotein measures in the context of low compared with high saturated fat intake: a randomized controlled trial. https://academic.oup.com/ajcn/advance-article/doi/10.1093/ajcn/nqz035/5494812

White Meat Can Raise Cholesterol As Much As Red Meat, New Study Shows. https://www.livescience.com/65646-white-meat-raises-cholesterol-levels.html

LDL particle size: does it matter? http://www.athero.org/commentaries/comm564.pdf

Más en TekCrispy