Estudios recientes han revelado que el consumo de vitamina D tiene influencia positiva significativa en el cuerpo humano, y esta no solo se limita a fortalecer los huesos por su papel en el procesamiento del calcio.

Durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica se presentaron los hallazgos de dicho estudio, que sugieren que esta vitamina puede extender la vida de los pacientes que han sido diagnosticados de cáncer.

Tarek Haykal, un médico residente en la Universidad Estatal de Michigan y en el Centro Médico Hurley en Flint, Michigan, es el autor principal de la investigación y ha aclarado que el efecto de esta se remite a alargar la vida una vez detectada la enfermedad. Hasta el momento, no hay indicio de que esta juegue un papel en la prevención de la misma:

“La vitamina D tuvo un efecto significativo en la reducción del riesgo de muerte entre las personas con cáncer, pero desafortunadamente no mostró ninguna prueba de que pudiera proteger contra el cáncer”.

Haykal y su equipo de investigadores analizaron los datos sobre la prevención de enfermedades de más de 79,000 pacientes presentes en diferentes estudios orientados a comparar al azar el uso de vitamina D con un placebo durante un período de tres años, prestando especial atención a toda información relacionada con la incidencia de cáncer y mortalidad.

Al analizar los datos, observaron una diferencia significativa en la tasa de mortalidad entre los grupos de vitamina D y placebo:

“La diferencia en la tasa de mortalidad entre los grupos de vitamina D y placebo fue lo suficientemente estadísticamente significativa como para mostrar cuán importante podría ser entre la población con cáncer”.

La dosis de vitamina D aún no se conoce

La administración de vitamina D puede extender la vida de los pacientes con cáncer, sin embargo, aún se desconoce la cantidad y la forma en que funciona.

Sin embargo, no se trata de un tratamiento milagroso ni perfecto.

A pesar de que estos hallazgos prometen mucho para el tratamiento de esta enfermedad, Haykal reconoce que aún se desconocen las cantidades de vitamina D que deben consumirse y sus niveles en la sangre para poder el efecto ya mencionado. Tampoco está claro cómo ejerce dicha influencia.

El médico solo puede asegurar que existen efectos secundarios mínimos, pero hay un gran potencial.

“Todavía hay muchas preguntas y se necesita más investigación. Todo lo que podemos decir es que se requieren al menos tres años de tomar el suplemento para ver el efecto”.

Por el momento, se espera que se inicien nuevas investigaciones que revelen más detalles sobre cómo la vitamina D puede mejorar la condición de los pacientes de cáncer.

Referencias:

Role of vitamin D supplementation for primary prevention of cancer: Meta-analysis of randomized controlled trials. https://ascopubs.org/doi/10.1200/JCO.2019.37.15_suppl.1534