Hasta un 5 por ciento de la población general conoce esta sensación: dolor repentino y severo en el hombro y la impresión de que su brazo se siente atascado e incapaz de moverse.

Se trata de una afección conocida como “hombro congelado”, formalmente artrofibrosis, la cual ocurre cuando los tejidos conectivos alrededor de la articulación del hombro se vuelven gruesos y rígidos, generalmente como resultado de un traumatismo, uso prolongado, inmovilización, o inflamación procedimientos quirúrgicos.

Un ingrediente del vino tinto puede aliviar la depresión

Una observación precisa

La afección es más común en mujeres y por lo general afecta a personas de entre 40 y 60 años. En ocasiones, las inyecciones de esteroides o los analgésicos pueden controlar los síntomas del hombro congelado, y como último recurso, algunos pacientes se someten a una cirugía invasiva, la cual puede restaurar el rango de movimiento y aliviar el dolor, pero a decir verdad, no existe una cura definitiva.

A partir del primer trimestre, y como una preparació para el parto, el cuerpo produce relaxina, una hormona que relaja tanto los ligamentos intrauterinos así como las articulaciones.

En este sentido, los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Boston, sugieren que la relaxina, una hormona que se produce durante el embarazo, podría conducir al tratamiento del hombro congelado.

Como preparación al parto, y a partir de la doceava semana de embarazo, el cuerpo produce la hormona relaxina, la cual relaja los ligamentos intrauterinos, permitiendo que el útero y la pelvis se expandan; pero también tiene un efecto relajante en el sistema musculoesquelético, lo que le brinda a la futura madre articulaciones más flexibles.

Teniendo esto presente, el cirujano ortopédico Edward Rodríguez, afiliado al Centro Médico Beth Israel Deaconess, notó que algunas de sus pacientes informaban un alivio duradero de sus hombros congelados después de quedar embarazadas.

Sospecha confirmada

Esta observación impulsó al doctor Rodríguez a reunir un equipo de investigadores para investigar si las propiedades relajantes de la relaxina en las articulaciones, podrían aplicarse para aliviar los síntomas de la artrofibrosis.

La artrofibrosis ocurre cuando los tejidos conectivos alrededor de la articulación se vuelven gruesos y rígidos.

Al administrar relaxina en forma de varias inyecciones directamente en la articulación del hombro, los investigadores encontraron que podían restaurar el rango completo de movimiento del hombro.

¿Fumar marihuana podría ayudar a la fertilidad masculina?

Para los millones de personas que actualmente están lidiando con el hombro congelado, o cualquier otra articulación congelada, el descubrimiento trae esperanza de que una cura a esta común y dolorosa afección está a la vista.

Si bien la investigación es preliminar, los investigadores tienen la esperanza de que puedan avanzar en sus hallazgos, y de este modo ayudar a las personas con articulaciones congeladas a realizar sus rutinas diarias más fácilmente.

Referencia: Intraarticular injection of relaxin-2 alleviates shoulder arthrofibrosis. PNAS, 2019. https://doi.org/10.1073/pnas.1900355116

Más en TekCrispy