Samsung y AMD firmaron un acuerdo estratégico multianual que permitirá que el fabricante coreano use las GPU Radeon en los procesadores de sus próximos smartphones.

AMD vuelve al mercado móvil tras asociarse con Samsung, uno de los principales fabricantes de smartphones que está apostando a toda la tecnología y hardware gráfico de alto rendimiento y bajo consumo que provee la compañía.

Tal como señalan en el anuncio oficial, este acuerdo permite que Samsung utilice los gráficos personalizados IP basados en la arquitectura Radeon de AMD, en sus smartphones y otros productos de la marca.

Samsung busca innovar en el campo de los gráficos para móviles y el nuevo acuerdo con AMD busca acelerar esas innovaciones, tal como señala Inyup Kang, presidente de Samsung Electronics:

Mientras nos preparamos para los cambios disruptivos en la tecnología y descubrimos nuevas oportunidades, nuestra asociación con AMD nos permitirá ofrecer productos y soluciones gráficas innovadoras al mercado para las aplicaciones móviles del futuro.

Por su parte, Lisa Su, CEO de AMD afirma que este nuevo acuerdo con Samsung ayudará a expandir el alcance de los productos de la marca:

Esta asociación estratégica ampliará el alcance de nuestros gráficos Radeon de alto rendimiento en el mercado móvil, expandiendo significativamente la base de usuarios de Radeon y el ecosistema de desarrollo.

Parte del acuerdo entre Samsung y AMD contempla que el fabricante coreano deberá pagar los derechos de licencias de la tecnología AMD. Esta última otorgará los derechos de los gráficos personalizados IP basados en la arquitectura RDNA para smartphones y otros productos de Samsung.

Radeon y su expansión

Los gráficos de Radeon se han ido expandiendo gracias a varias asociaciones con fabricantes poderosos, desde que AMD adquirió la marca 2006, la compañía se ha asociado con empresas como Intel para promover su GPU Radeon RX Vega integrada en los procesadores Core i5 e i7 para cubrir el mercado de computadoras portátiles.

Ahora con la asociación con Samsung para desarrollar tarjetas gráficas para móviles. Estos combinados con sus chipsets Exynos aportarán mayor potencia a los procesadores de los equipos de Samsung.