Foto: Reuters

Huawei fue recientemente incorporado a la “Lista negra” de entidades que representan un riesgo para la seguridad de EE.UU., un movimiento que impide a la compañía mantener negocios con cualquiera de sus socios estadounidenses y que, a su vez, tiene importantes repercusiones en los productos de software y hardware que utilizan los smartphones de Huawei.

Ahora, un nuevo informe ha sugerido que la compañía está reduciendo los pedidos de nuevos smartphones a su socio Foxconn, mientras que reconsidera algunos de sus principales objetivos a nivel interno. Según el South China Morning Post (SCMP), Foxconn ha detenido “algunas” líneas de producción de móviles de Huawei por petición del fabricante chino. Fuentes vinculadas al caso dijeron medio que no está claro si esta medida es temporal o podría extenderse indefinidamente.

De momento, el futuro del negocio de smartphones de Huawei no está claro, especialmente para los modelos nuevos, ya que únicamente sus dispositivos actuales no se verán afectados por la ruptura de acuerdos con socios como Google.

Un objetivo difícil de alcanzar

El viernes pasado, Zhao Ming, presidente de Huawei Honor, afirmó que la compañía estaba reconsiderando sus objetivos principales. En este sentido, Huawei está reevaluando sus capacidades para ser el mayor proveedor de smartphones del mundo para el año 2020, un objetivo que era posible antes de la prohibición de EE.UU. y que le permitiría superar a Samsung.

Evidentemente, la pérdida de soporte para Android en sus nuevos dispositivos y de otros componentes producidos en EE.UU. influirá negativamente en la capacidad de la compañía para elevar sus ventas. Todavía Huawei tiene mucho trabajo para superar a Samsung, y este objetivo se hará cada vez más difícil si se detienen las líneas de producción de móviles del fabricante. Además, la confianza que está perdiendo Huawei a raíz de la prohibición, tendrá en Samsung su principal beneficiado.