Cuando trabajamos con cualquier cosa que implique un proceso de redacción, siempre estaremos expuestos a recibir plagios o copias. Esta práctica lamentable de copiar trabajos de otras personas debe ser tan antigua como la misma redacción, sin embargo, la tecnología ha brindado el apoyo necesario para detectar estos inconvenientes rápidamente. De esta manera, existen muchas soluciones para la detección de textos copiados, no obstante, la mayoría son soluciones de pago.

Eso no quiere decir que todo este perdido, porque podemos contar con Free Plagiarism Checker, un servicio web completamente gratuito que promete ayudarnos a detectar plagios.

Descubre plagios en cualquier texto

Free Plagiarism Checker es un sitio web del que pueden beneficiarse profesores, estudiantes, propietarios de sitios web y general, cualquier persona que necesite verificar la originalidad de los textos que recibe. Considerando que, las herramientas anti plagio generalmente están sujetas a pago, este portal cae como anillo al dedo para aquellos que no pueden costearlas.

En ese sentido, puedes servirte de sus funciones totalmente gratis con solo cargar el texto que quieres revisar.

Google te mostrará solo dos resultados del mismo sitio en tus búsquedas

El proceso de uso del sitio es sumamente sencillo y en cuestión de segundos podrás ver el índice de plagio del texto. Para empezar, dirigete al portal y te recibirá un campo de texto en donde pegarás el que quieres verificar, cabe destacar que Plagiarism Checker cuenta con un limite de 1500 palabras. Una vez pegado el texto, haz click en el botón azul identificado como “Check for Plagiarism” y en cuestión de segundos arrojará un porcentaje de plagio junto a las fuentes.

El texto que pegamos aparecerá resaltado y con hacer click en determinadas líneas, nos llevará hacia el sitio de donde se extrajo.

Es importante revisar este punto puesto que, en ocasiones el portal arroja índices un poco altos y al ser revisados no representan copias textuales de la fuente que indica.

En ese sentido, la solución pasa por revisar las frases por nosotros mismos, para verificar si existe una copia fiel.

Para probarlo, sigue este link.

Más en TekCrispy