La ciudad de Lightning Ridge, en Nueva Gales del Sur, Australia, es famosa por sus minas de ópalo, y ocasionalmente por los restos fosilizados de dinosaurios. Pero ahora, se han identificado los restos de una manada completa de dinosaurios de 100 millones de años, junto con una nueva especie, el dinosaurio más completo que se haya encontrado preservado en el ópalo.

Los fósiles opalizados fueron descubiertos en 1984 por el minero Robert Foster, a 10 metros bajo tierra en un campo de ópalo llamado “el corral de ovejas”, pero no fue hasta el año 2015, cuando los restos prehistóricos fueron donados al Centro Australiano del Ópalo, que los científicos los estudiaron.

Estos restos fósiles podrían cambiar la historia de la evolución del vuelo

Fósiles con trazas de colores

El nuevo dinosaurio ha sido nombrado Fostoria, en honor de Foster, y la nueva especie ha sido nombrada dhimbangunmal, que significa “corral de ovejas” en Yawaalaraay, el dialecto aborigen local.

Fósil opalizado de una de las vertebras de Fostoria.

Fostoria dhimbangunmal, era un dinosaurio parecido a Iguanodon que vivió hace unos cien millones de años durante el Cretácico Medio, cuando esta región era una amplia llanura con lagos y ríos que desembocan en el interior del Mar de Eromanga.

Las capas de sedimento que enterraron las plantas y los animales antiguos eran ricas en sílice, que con el paso del tiempo, se filtró en las pequeñas grietas y agujeros en los fósiles, formando ópalo en animales muertos como caracoles, peces, tortugas, aves y mamíferos. Si bien la apariencia de Fostoria pudo haber sido “simple” mientras estuvo vivo, los fósiles opalizados remanentes brillan con trazas de color verde y azul profundo.

Al ser un conjunto de fósiles único en su tipo, los científicos dejaron la mayoría de los huesos incrustados en las rocas y en su lugar utilizaron un escáner CT para escanearlos digitalmente para la investigación.

Restos de una manada

Inicialmente, los investigadores pensaron que se trataba de un esqueleto, pero una vez que comenzaron a estudiar los fósiles individualmente, se percataron que había partes de cuatro escápulas (omóplatos), todos de diferentes tamaños.

Hueso del dedo de la pata trasera de Fostoria excepcionalmente conservado en ópalo.

Alrededor de 60 de los huesos son de un adulto con un tamaño cercano a los 5 metros de largo, mientras que los otros son de especímenes juveniles de varios tamaños, lo que llevó al equipo a especular que eran los restos de una familia o una pequeña manada de dinosaurios herbívoros.

¿Podría un T. rex morder un auto? Esto es lo que dice la ciencia

Fostoria habría caminado sobre sus miembros traseros, aunque los científicos suponen que a veces usaba los cuatro para moverse. Probablemente comía plantas primitivas llamadas cola de caballo, así como bunya y pinos de aro, fósiles vegetales que también se encontraron en la región.

Los investigadores esperan que los hallazgos resalten la diversidad de dinosaurios australianos, lo cual ayudará a los paleontólogos a descubrir pistas sobre qué plantas y animales habitaban la Australia prehistórica.

Referencia: Fostoria dhimbangunmal, gen. et sp. nov., a new iguanodontian (Dinosauria, Ornithopoda) from the mid-Cretaceous of Lightning Ridge, New South Wales, Australia. Journal of Vertebrate Paleontology, 2019. https://doi.org/10.1080/02724634.2019.1564757

Más en TekCrispy