Foto: Reuters

Una de las editoriales científicas más importantes del mundo es la entidad más reciente en apegarse a la prohibición comercial de EE.UU. contra Huawei. El Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, ha decidido prohibir a los científicos del fabricante chino la revisión y verificación de documentos técnicos de la editorial.

A través de un comunicado, dirigido a sus cerca de 200 editores, el IEEE dijo que temía por las graves consecuencias legales que le traería continuar trabajando con los científicos de Huawei para revisar sus documentos. A pesar de que estos científicos pueden continuar prestando servicios a los consejos editoriales de la institución, no pueden tener acceso a ningún documento hasta que la prohibición de EE.UU. se levante.

Asimismo, los científicos de Huawei pueden continuar participando en diversas actividades de la sociedad, como conferencias, enviar sus artículos a las revistas de IEEE y participar en las reuniones administrativas de los organismos a los que pertenecen. Lo que no pueden hacer es acceder a cualquier información técnica que forme parte de una publicación científica.

Huawei sigue en caída libre

La noticia ha causado gran revuelo dentro de la comunidad de científicos chinos, quienes han expresado su indignación por la medida del IEEE, calificándola de “arbitraria”. La investigadora de nanotecnología, Haixia Zhang, decidió retirarse del comité de editores del IEEE en medida de protesta por la decisión. En este sentido, la científico escribió en una carta a la editorial:

Me uní a IEEE como Ph.D. estudiante porque es reconocida como una plataforma académica internacional en ingeniería electrónica (…) Pero este mensaje está desafiando mi integridad profesional. He decidido renunciar a los consejos editoriales (de dos revistas de IEEE) hasta que restablezca nuestra integridad profesional común.

En este momento, Huawei está en uno de sus momentos más difíciles, con varios socios clave de su cadena de suministro renunciando a sus vínculos comerciales para apegarse a la prohibición de EE.UU. Sin embargo, no hay mucho que la compañía pueda hacer para revertir estas decisiones, y solo queda esperar a que los presidentes de China y EE.UU. puedan brindarse una mutua tregua que solvente esta crisis.