Foto: FedEx

El Gobierno de China anunció hoy una investigación contra la compañía de logística FedEx, por presuntamente haber violado los derechos e intereses de los usuarios chinos, al desviar sus paquetes hacia EE.UU. Según la agencia estatal de noticias Xinhua, el documento judicial no menciona a los clientes de FedEx afectados por el desvío de los paquetes, que inicialmente debían llegar a China desde Japón, pero que terminaron en suelo norteamericano.

La medida podría ser interpretada como una advertencia contra EE.UU., luego de que Washington impusiera la reciente prohibición comercial contra Huawei, además de ofrecer nueva evidencia de cómo Pekin y Washington se preparan para un largo recorrido en su disputa comercial, cuyas negociaciones previas no han servido de gran ayuda.

Por su parte, la Televisión Central de China, afirmó con motivo del anuncio gubernamental:

Ahora que China ha establecido una lista de entidades no confiables, la investigación de FedEx será una advertencia a otras compañías e individuos extranjeros que violan las leyes y regulaciones de China.

Tensión creciente

El día de hoy, Washington intensificó las tensiones con China al imponer aranceles del 25 por ciento sobre una gran cantidad de productos chinos que llegan a sus costas. Más temprano, Pekín tomó una medida similar, al implementar tarifas propias en represalia por las recientes acciones de la administración Trump.

Map Kit la competencia de Huawei a Google Maps

En medio de esta disputa entre las dos economías más importantes del mundo, se encuentra Huawei. La decisión de EE.UU. de lanzar restricciones comerciales contra la compañía china, ha hecho prácticamente imposible que ambos países encuentren el camino para una tregua. Mientras tanto, los afectados esperan que el panorama oscuro cambie tras la cumbre del G-20 a finales de este mes, donde Donald Trump y Xi Jingping se vean las caras.

China también podría vengarse de EE.UU. cortando el suministro de minerales de tierras raras, componentes esenciales para la industria tecnológica y militar, la mayoría de los cuales se generan en China. Además, las firmas estadounidenses que operan en el país asiático también se preparan para posibles represalias de Pekín a raíz del aumento de los aranceles por parte del gobierno de Trump.

Más en TekCrispy