Si algo ha hecho que el tabaquismo se haya popularizado tanto a lo largo de los años, esa ha sido, sin duda, la publicidad. Los constantes esfuerzos que han hecho para fomentar el consumo del cigarrillo (y ahora, incluso de los vapers) han sido cada vez más grandes y definitivamente han logrado lo que se propusieron.

Si bien es cierto que el cigarrillo es un producto de consumo masivo y la publicidad se encarga precisamente de vender, también debería ser considerado el aspecto moral cuando se trata de un producto tan dañino como este. Es por esto que hoy te explicamos todos los esfuerzos que ha hecho este sector para lograr potenciar al tabaco e influenciar al mundo.

Para hombres y mujeres

Es importante revisar bien el contexto a la hora de analizar un producto, y en este caso, durante el auge del tabaco y cuando la publicidad se estaba haciendo cada vez más emblemática con respecto al mismo, se marcó una gran diferencia entre los tabacos y los cigarrillos, puesto que los primeros eran concebidos como un producto para hombres, mientras que los segundos iban dirigidos precisamente a las mujeres.

Así, con cada afiche, se marcaba cada vez más una gran diferencia entre ambos géneros y ambos productos. Sin embargo, con el auge de los cigarrillos con filtros y la necesidad de masculinizar a este producto, surgieron cada vez más publicidades en las que se incluían a los hombres, de las cuales la más icónica es la del vaquero de Marlboro.

Con este elemento, el cigarrillo tomó popularidad entre los consumidores y poco a poco la cantidad de personas que adquirían el producto fue mayor, sin saber que, al añadirle el filtro al tabaco, este incluso se hacía más dañino.

Este aspecto no pasó por debajo de la mesa, por lo que los estudios acerca de los efectos negativos que tenía el cigarro sobre la salud eran más y más abundantes. Con esto, la publicidad comenzó a ser más agresiva con respecto a estos productos y trataron de exaltar los beneficios que conllevaba el consumir cigarrillos. Incluso llegó a suceder que se publicaron afiches como este:

Nuevas formas de vender

Tiempo después, luego de que en muchos países se comenzara a prohibir la publicación de anuncios de cigarrillos, las agencias tuvieron que desarrollar otras estrategias para lograr que el producto pudiera mantenerse a flote en el mercado.

Comenzaron a hacer productos que no tenían nada que ver con los cigarrillos pero que llevaban el nombre de la marca, de forma que la misma se mantuviera en la mente del consumidor. Un ejemplo de esto fue la línea de ropa ‘Marlboro Classics’.

También, en años más recientes, se han lanzado nuevas versiones de cigarrillos para atraer al público más joven, en donde destacan nuevos sabores que se alejan de la típica sensación de humo y ofrecen elementos más atractivos, como frutas o menta.

Hoy en día, la última gran estrategia que utilizó una marca de cigarrillos fue a través del product placement, en donde la marca apareció en una serie de televisión pero sin ser necesariamente anunciada. Este es el caso de la empresa Lucky Strikes apareciendo en la famosa serie Mad Men, cosa que hizo que la empresa aumentara sus ventas en nada más y nada menos que un 70%.

Pero no todo es tan malo

Con el paso del tiempo, muchas marcas se han dado cuenta de lo que realmente sucede y han tratado de concientizar a sus consumidores debido a lo dañino que es el producto, de forma que estos regulen o disminuyan su consumo. Lo hacen mediante mensajes o imágenes muy gráficas dispuestas en las mismas cajetillas que demuestran las consecuencias de fumar excesivamente, tales como cáncer, infartos, abortos y muchísimos otros problemas en la salud.

Entonces se puede decir que, a pesar de que durante muchos años la publicidad pasó por encima de todas las advertencias y solo le importó vender, hoy en día las cosas están mejorando y cada vez las empresas son más conscientes de lo que realmente sucede cuando un producto es dañino. Por como van las cosas, esperamos que poco a poco nuestra sociedad vaya evolucionando para ser cada vez mejor.

Más en TekCrispy