El Gobierno de China anunció hoy que crearía un listado de “entidades no confiables” de empresas e individuos extranjeros que atentan contra los objetivos de las compañías chinas. Evidentemente, la medida ha sido vista como una represalia por la prohibición de EE.UU. contra Huawei, que ha obligado a los socios tecnológicos más importantes del fabricante a renunciar a sus alianzas con la compañía china para evitar ser sancionados por Trump.

Aunque Huawei no fue mencionado en ninguna parte de la declaración del gobierno chino, un portavoz del Ministerio de Comercio de China dijo al Global Times:

Se incluirán empresas extranjeras, organizaciones o individuos que no cumplan con las reglas del mercado, se desvíen del espíritu de un contrato o impongan bloqueos o detengan los suministros a empresas chinas con fines no comerciales y dañen seriamente los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas. en la lista de ‘entidades no confiables’

La noticia se ha celebrado en gran medida por los usuarios chinos en las redes sociales, describiendo la presunta ‘lista negra’ de china como “golpear al otro bando con su propio juego”.

Recordemos que, en enero, el Departamento de Defensa de EE.UU. presentó una demanda donde acusó a Huawei de robo de secretos comerciales, añadiendo más leña al fuego en medio de la guerra comercial entre Washington y Pekín.

¿Qué consecuencias tendría la medida de China?

Es posible que el gobierno chino esté lanzando una simple amenaza, ya que en la declaración no se nombran empresas específicas o si en realidad sancionaría a los presuntos infractores. En todo caso, la economía del país asiático sigue prosperando gracias a los negocios de sus socios estadounidenses, incluyendo contratistas y proveedores.

Sin embargo, cortar el acceso a estos socios podría traer graves problemas a varias de las operaciones nacionales más importantes de EE.UU., e incluso podría obligar a la administración Trump a plantear una salida negociada a esta crisis que implique retirar a Huawei de la lista negra del Departamento de Comercio.

Por su parte, si China decide sancionar a las empresas estadounidenses, la industria tecnológica en general tendría graves consecuencias. Por ejemplo, fabricantes de hardware como Qualcomm e Intel, quienes interrumpieron sus relaciones con Huawei para cumplir con la prohibición de EE.UU., perderán sus socios comerciales y romperán su cadena de suministro si finalmente resultan expulsados de China.

Esta medida también supondría sanciones para competidores de Huawei en el mercado móvil como Apple, lo que agudizaría la situación aún más, y podría forzar a ambos gobiernos a buscar una tregua.