La actividad humana ha dejado huella en el planeta Tierra, generando cambios climáticos severos que han afectado la biodiversidad al punto de llevar a algunas especies a su extinción.

Sin embargo, algunos animales parecen ser más renuentes a esto y parecen estar adaptándose a los nuevos materiales que consiguen en su entorno. Un ejemplo de ello son las abejas.

Seguramente has escuchado que el reconocido científico Einstein aseguró que, de extinguirse las abejas, se acabaría la vida humana. Su comentario viene del hecho de que estas, además de producir deliciosa miel, son polinizadores eficientes y muy útiles para la siembra de frutas y verduras, que son parte esencial de la alimentación de las personas.

Pues bien, recientemente la revista francesa Apidologie publicó un estudio muy interesante en el que se vislumbra que las abejas han innovado en lo que respecta a los materiales que utilizan para la construcción de sus nidos, optando incluso por el plástico.

Nidos de abeja construidos con plástico… ¡por ellas mismas!

A las granjas suele llegar una gran cantidad de plástico para embalaje, el cual muchas veces no se desecha de la manera más correcta y a menudo termina adentrándose en el ambiente.

Los investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (INTA) dieron con una serie de nidos de abejas poco usuales al desarrollar una investigación sobre los polinizadores de achicoria.

El equipo del INTA había establecido 63 nidos de trampas en campos de cultivo, similares a los hoteles para abejas solitarias con tubos largos parecidos a los agujeros de un panal. Las abejas los cubren con materiales como barro, hojas, piedra y pétalos, para depositar una larva en su interior.

Mariana Allasino, autora del estudio que reveló los nidos de plástico de las abejas solitarias.

Al verificar los nidos de trampas durante la primavera y el verano de 2017 y 2018, el equipo del INTA encontró únicamente tres nidos que estaban siendo usados. Dos de ellos, se construyeron con barro y pétalos, de los cuales habían salido cinco abejas adultas y sanas.

Sin embargo, el tercero tenía tres celdas elaboradas completamente de plástico que había sido cortado cuidadosamente en formas oblongas y ovaladas por la abeja. Esta había empleado dos tipos de plástico. Las dos primeras celdas tenían un plástico delgado, azul claro, como las bolsas del supermercado. La tercera estaba hecha de un plástico blanco más grueso.

La abeja usó dos tipos de plástico diferentes para crear las celdas para sus larvas. Fuente: INTA.

Ahora bien, de las dos celdas ocupadas, una larva murió mientras que la otra vivió y alcanzó la edad adulta.

“Entre las tres células, una contenía una larva muerta; de la otra, el adulto parecía haber salido del nido; y la tercera célula no estaba terminada”.

Este resultado ha hecho pensar a los investigadores que el plástico quizás no sea el material más idóneo para sus nidos. Sin embargo, tampoco el peor, puesto que una abeja logró desarrollarse.

Megachilidae, las abejas solitarias

La abeja cortadora de hojas no crea colonias ni produce miel. Es un polinizador eficiente que construye sus nidos a cortando hojas de alfalfa y otras plantas.

Existen alrededor de 20 mil especies de abejas, y entre ellas, se encuentra la familia Megachilidae, como las abejas albañiles y las abejas cortadoras de hojas.

La Megachilidas son abejas solitarias que no trabajan con otras obreras ni se rigen por una reina, y tampoco producen miel. Se caracterizan por utilizar materiales poco frecuentes para construir los nidos de sus crías.

Las hembras recolectan materiales del entorno, como barros, piedras, hojas, pétalos y resinas, para construir las celdas, cada una de las cuales alojará una larva que se convertirá en una abeja adulta.

Los investigadores no pudieron identificar qué tipo de abeja fue la que construyó el nido de plástico. Pero basándose en las características del mismo, estiman que se trata de la abeja cortadora de hojas (Megachile rotundata).

Se trata de una abeja europea que ha sido introducida en varias regiones del mundo. Y tal como indica su nombre, corta hojas para alinear sus nidos de una forma similar a la que creó el nido de plástico.

Al igual que las de su familia, no construye colonias y produce miel, sino que su función se limita a la polinización, tarea en la cual es muy eficiente para cultivos de alfalfa, zanahorias, entre otras verduras y frutas.

Otra señal de que la abeja cortadora de hojas pudo ser la autora es que en América del Norte, los científicos han reportado que esta abeja en particular utiliza el plástico para construir las celdas de sus crías dentro de nidos más grandes.

Las abejas parecen estar adaptándose

Se trata de un hecho impresionante, y comprende el primer caso documentado en el que la abeja utiliza dos tipos diferentes de plástico para construir su nido.

Aunque desde cierto punto de vista, puede resultar preocupante y hasta vergonzoso puesto que el plástico que desechamos los humanos no debería estar en el ecosistema de otros animales, esta podría representar una señal de adaptación de las abejas.

“Sin embargo, podría resaltar la capacidad de respuesta de las abejas en la búsqueda de materiales alternativos para la construcción de sus nidos frente a la perturbación humana”.

Aunque las teorías no solo se limitan a los desechos de plástico. Esto también podría significar que los herbicidas que se utilizan en los campos de cultivo están acabando con las plantas que utilizan comúnmente las abejas solitarias para sus nidos. O bien la abeja prefirió el plástico por algún tipo de ventaja adaptativa que aún se desconoce.

El hecho es que esto es una evidencia de que la resiliencia de las abejas, una virtud que podría reducir el impacto de los cambios ambientales.

Referencias:

Abejas reutilizadoras: primera evidencia mundial de un nido de abeja construido con plástico. INTA, 2019. https://inta.gob.ar/noticias/abejas-reutilizadoras-primera-evidencia-mundial-de-un-nido-de-abeja-construido-con-plastico

First global report of a bee nest built only with plastic. Allasino, 2019. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs13592-019-00635-6

Bees collect polyurethane and polyethylene plastics as novel nest materials. Maclvor, 2013. https://esajournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1890/ES13-00308.1